Thomas se acostumbra a jugar «con los dos dedos pegados»

El escolta no se excusa en la lesión que sufrió en el meñique

.

santiago / la voz

Matt Thomas anotó 22 puntos el sábado frente al Barcelona. Ocho de esos puntos llegaron desde el tiro libre, sin fallo. Otros ocho fueron lanzamientos dobles, cuatro de los ocho que intentó. Y seis los sumó en los últimos segundos, fruto de dos triples. Antes había marrado cuatro intentos desde detrás de la línea de 6,75 metros.

El escolta americano todavía nota molestias en el meñique dañado, pero no se excusa en esa tesitura. De hecho subraya que cada día que pasa se va sintiendo un poco mejor. «Tengo que jugar con los dos dedos pegados -indica- y eso es lo que me toca ahora». No es lo mismo, pero se ve cada vez más acostumbrado.

Ante el Barcelona tardó en encontrar su tiro de larga distancia, pero no lo achaca a nada ajeno al baloncesto. Reconoce los méritos del rival: «Los tiros unas noches entran y otras no. No creo que haya hecho mi mejor básquet. Jugadores como Koponen me lo pusieron muy difícil con su defensa. De todas formas, creo que realizamos un gran partido. Podemos estar orgullosos del esfuerzo, porque no es fácil llegar con opciones al final ante un rival con el potencial del Barcelona».

Pese a haberse perdido tres partidos esta campaña, Thomas es el máximo anotador del Monbus Obradoiro, con 326 puntos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Thomas se acostumbra a jugar «con los dos dedos pegados»