Facebook, don Guillermo y la felicidad


Un granjero de Alabama, tras dar sus datos personales y aceptar las pertinentes cookies, subió a Facebook un videoclip casero del Harvest Moon de Neil Young. Segundos después, un estudiante en Boston, Massachusetts, le dio «me gusta» y, sin saberlo, provocó el brexit británico y el triunfo de Donald Trump. Un enigmático tuit de George Orwell que simplemente decía «Era visto» fue trending topic en Gran Bretaña y se colocó segundo en la lista de tendencias en España solo por detrás del hashtag #BloqueaComoCarles.

Dice la abuela Margot que, aunque se pueden dividir entre los que entiende y los que no entiende, todos mis artículos tienen algo en común: «Haces como don Guillermo, el médico de Maniños, cuando iba a visitar a la tía Leonor: piensas por el camino lo que vas a decir». Lo cierto es que, esta tarde, cuando venía hacia el pabellón, me preguntaba si Moncho estará obligado a informar a los otros equipos de que «utiliza cookies, propias y de terceros, para mejorar el rendimiento del Obradoiro y conducir a los rivales a trampas mediante el análisis de sus hábitos de juego».

No es fácil ponerle trampas al Barça de Pesic. Me decía Fran Camba antes del partido que había que restarle tiros a Heurtel y Tomic y que tuviesen que asumir más Ribas, Koponen, Claver y Moerman. El principio del partido le dio la razón. El ataque del Barça dependía del acierto de Claver. La mala noticia fue que el Obra no encontró alternativa a los puntos de Bendzius. Cuando Thomas despertó, Heurtel y Tomic ya estaban allí y Conde se acercó a saludar.

Había que frenar a Heurtel y Moncho optó por jugársela con David Navarro de base. El Obradoiro volvió a agarrarse al partido, faltaba saber si con suficiente oxígeno. No entraron los triples de Bendzius y Thomas y Ante Tomic, mucha calma, no perdonó. Un ángel becario estuvo a punto de concedernos otro milagro, pero intervino un arcángel: Santo Thomas, dos y no más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Facebook, don Guillermo y la felicidad