El Obra tiene mal recuerdo de un Gran Canaria centrado en Europa

La expedición santiaguesa viaja esta tarde, pendiente de la evolución de Matt Thomas, que aún nota dolor en la mano

.

El Monbus Obradoiro viaja esta tarde a Gran Canaria para visitar a un equipo que el martes jugó en Krasnodar el partido de ida de los cuartos de final de la Eurocup, que ayer dilucidó el duelo de vuelta y que solo tendrá la jornada del sábado y el domingo por la mañana para preparar el choque de la Liga Endesa. Pero Moncho Fernández recela. Hace un año el contexto era el mismo. Los santiagueses comparecieron en la isla después de un doble compromiso continental del colectivo amarillo. Había caído ante el Hapoel de Jerusalén. Pero ni le pesó la eliminación ni la acumulación de minutos. La victoria se quedó en Las Palmas, en una contienda sin historia. Los locales ya mandaban al final del primer cuarto 29-11. Y a la conclusión del encuentro, 91-57.

Por ese flanco, el Obradoiro viaja sobre aviso en una semana en la que las gripes y la lesión de Matt Thomas en el dedo meñique de la mano derecha han impedido que el grupo pudiese trabajar sin contratiempos. El escolta, que todavía nota dolor en la zona dañada, será duda hasta última hora. Incluso podría caerse de la convocatoria. Martins Laksa reanudó ayer los entrenamientos y no llega en las mejores condiciones físicas.

Puntos tras pérdida de balón

Moncho Fernández espera un rival al que no le pesarán las circunstancias porque dispone de «una plantilla muy larga y están acostumbrados a jugar cada dos días». Además, apuesta por un formato de baloncesto con un esquema muy definido, que apenas varía en función de las características del oponente.

En esa línea, advierte de un detalle que es muy indicativo: el Herbalife Gran Canaria es el equipo de la Liga Endesa que más castiga las pérdidas de balón, el que más puntos anota cada vez que el adversario incurre en ese error. Ahí estará una de las claves de la contienda.

El Alquimista de Pontepedriña dibuja un perfil del conjunto amarillo que no ofrece dudas: «Es uno de los grandes rivales de esta Liga. Está al nivel de los de Euroliga en dificultad, en plantilla y en capacidad competitiva. Es un súper equipo, muy potente, muy físico, muy grande y difícil, que además en su pista se hace especialmente peligroso».

Los datos demuestran que el Gran Canaria Arena es una cancha casi inexpugnable. Esta temporada el plantel de Luis Casimiro solo perdió un partido en su feudo, ante el Betis, en un final que pudo caer para cualquiera de los dos lados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Obra tiene mal recuerdo de un Gran Canaria centrado en Europa