El Obradoiro prefiere las trincheras

En nueve de las diez victorias que suma esta temporada ha dejado al rival por debajo de los 75 puntos, y en siete de ellas en menos de 70

.

santiago / la voz

Las estadísticas en baloncesto pueden ser de lo más curioso. Y más si está de por medio el Obradoiro. Y más todavía en sus duelos directos de esta temporada con el Murcia, sudados hasta la última gota, resueltos en el cara o cruz. Se llevó los dos sobre la bocina. En la primera vuelta, con la canasta de Navarro en el minuto cuarenta. El sábado, con la de Matt Thomas en el 45. Las dos veces, en dos de los tres duelos más trabados de este curso, de clara prevalencia de las defensas sobre los ataques. En Murcia el resultado fue 60-62. En Sar, a la conclusión de los cuarenta minutos, 57-57.

El Obradoiro capturó cuarenta rebotes o más esta temporada en tres encuentros: los dos de Murcia y en Bilbao. También los pimentoneros superaron ese umbral de las cuarenta capturas.

En el último partido, resulta especialmente curiosa la estadística de dos de los principales referentes anotadores, Thomas y Hannah. Recordaba Fran Camba en el análisis posterior del encuentro que el base es uno de los jugadores de la Liga Endesa que sobresale por su eficiencia, por el número de puntos conseguidos en función de los ensayos. En Sar solo sumó uno de sus cinco intentos de dos, y uno de sus ocho triples. El que firmó puso el empate a 57 con que acabó el último cuarto. En el siguiente ataque tuvo otro, pero se le salió del aro.

Matt Thomas anotó tres de sus ocho lanzamientos triples, algo por debajo de su porcentaje. Pero solo convirtió uno de sus siete tiros de dos, el que decidió la contienda y queda ya para siempre en la retina de la afición.

De lo que no hay duda es de que al Obradoiro le va mejor la guerra de trincheras, los partidos tácticos, que el combate cuerpo a cuerpo y los duelos de muchos puntos. De las diez victorias, en nueve dejó al rival por debajo de los 75 puntos, y de esas nueve, en siete los adversarios no llegaron a 70. El otro duelo fue el Obradoiro-Valencia, 96-77, en el que el colectivo de Moncho Fernández rayó la perfección. Hizo 15 de 22 triples, y eso a pesar de que afeó el porcentaje con el partido ya resuelto, tal y como recordó en rueda de prensa el técnico visitante, Txus Vidorreta.

Por contra, al Obra se le escaparon partidos como el del Real Madrid en Sar, 93-102, o el de hace dos semanas en Zaragoza, 93-87.

Quizás sea este el proyecto con más puntos en las manos de cuantos han jugado en la ACB, pero la defensa se mantiene como la principal seña de identidad. Si el colectivo no está bien atrás sus opciones se desvanecen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Obradoiro prefiere las trincheras