El club recibe una queja por la ubicación para los aficionados en silla de ruedas

El denunciante lamenta la mala visibilidad de la zona escogida


santiago / la voz

Aparte de la derrota, el último partido del año en Sar, el que enfrentó al Obradoiro y al Andorra, dejó el recuerdo de una mala experiencia para dos hermanos de Vigo que acudieron a presenciar el encuentro. Hasta tal punto que presentaron una reclamación en Consumo.

Tal y como consta en el escrito, el firmante, Marcos Curty, explica que su hermano David «es paralítico cerebral y está en silla de ruedas. Pero es tan aficionado del Obradoiro como el que más».

Argumenta que la zona habilitada para estos casos se ubica «en una esquina con muy mala visibilidad». Y añade: «Mi hermano, como no puede doblar totalmente las piernas, no puede acercarse a la barandilla, por lo que no podía ver una parte del campo».

«Nos sentimos maltratados, tanto por el club como por los agentes de seguridad, quienes no nos ofrecen ninguna alternativa y nos obligan a quedarnos en esa zona, pese a los problemas mencionados», recoge otro pasaje de la denuncia, en la que se solicita «que habiliten una zona adecuada y con buena visibilidad para las personas en silla de ruedas».

Versión de la entidad

Fuentes del club apuntan que antes del partido el jefe del dispositivo de seguridad, de la Policía Nacional, advierte de la presencia de un aficionado en silla de ruedas en una zona en la que no puede estar. Un empleado del Obradoiro les pidió que se cambiasen de sitio y, ante la negativa, solicitó al servicio de seguridad privado que interviniese.

Respecto a la ubicación, precisan que está prevista y habilitada para poder acoger a varios seguidores en silla de ruedas, porque no se puede cambiar en cada partido en función del número de los asistentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El club recibe una queja por la ubicación para los aficionados en silla de ruedas