Santiago / La Voz

El Obradoiro no se rinde. Llevaba una colección de varapalos, a cada cual más duro. Pero nunca deja de perseverar. Con Sar destilando fe, con McGrath recuperando su perfil de coronel, con Caloiaro gladiador infatigable, con Kalesnikov magistral en el triple y con todo el mundo sumando doblegó al Murcia: 88-69, la primera victoria en casa desde enero.

En el primer cuarto el Obradoiro recuperó la ecuación del éxito: defensa intensa, afición volcada y tres triples. Cuando el equipo se centra en la retaguardia, el baloncesto fluye con más sencillez. Y en los momentos de atasco, aguanta el tirón.

En los diez minutos iniciales dejó al rival en trece puntos y lo dobló en el marcador gracias a la inspiración en ataque, a pesar del desigual criterio arbitral en la pintura con los cincos de uno y otro lado, sobre todo con Faverani, con licencia para los contactos.

El segundo acto se espesó. Katiskaris fue probando todo tipo de combinaciones. Y si bien en vanguardia el equipo murciano jugó a borbotones, en defensa encontró la manera de frenar al Obradoiro. Desapareció el acierto exterior y el colectivo de Moncho Fernández encontró mucha vida en el rebote ofensivo, en la raza de Caloiaro y en el temple de McGrath, con un par de canastas muy meritorias al límite de la posesión. Al descanso, 40-30 y mucha tela que cortar.

El tercer cuarto devolvió a Sar una sensación olvidada, la de la apoteosis. Y el encargado de liderar el desenfreno fue Kolesnikov, con cuatro triples seguidos que resultaron demoledores para el Murcia.

Mandando en el rebote y con el tino recuperado el camino se allanó. Y, en todo caso, el Obradoiro supo no dejarse llevar por la inercia ofensiva y no dejó de desatender sus tareas de contención. El conjunto santiagués cerró el acto con cuatro quintas partes de la victoria en el bolsillo: 69-44.

Solo una debacle podría apartar al equipo del reencuentro con la victoria. Y no la hubo, porque siguió aplicando la receta del primer cuarto y la del tercero: máxima intensidad, buenos porcentajes en el tiro, gran trabajo en el rebote y la afición empujando.

El Obradoiro no dejó que el rival se le subiese a las barbas y Moncho Fernández pudo disfrutar de una recta final tranquila. De hecho, pudo hacer partícipes del juego a todos sus discípulos. Volvió la alegría a Sar, aunque aún queda trabajo por hacer para la salvación.

Ficha técnica:

88 - Rio Natura Monbus Obradoiro (26+14+29+19): Donnie McGrath (12), Tyler Haws (7), Eimantas Bendzius (8), Alec Brown (5), Aleks Maric (7) -cinco inicial-, Juanjo Triguero (7), Artem Pustovyi (-), Evgeny Kolesnikov (19), Santi Yusta (9), Fran Cárdenas (-), Angelo Caloiaro (14) y Pepe Pozas (-).

69 - UCAM Murcia (13+17+14+25): Facundo Campazzo (2), Scott Wood (8), Sadiel Rojas (5), José Ángel Antelo (13), Vitor Faverani (14) -cinco inicial-, Yanick Moreira (10), Vitor Benite (8), Carlos Cabezas (3), Nemanja Radovic (6) y Thomas Kelati (-).

Árbitros: Vicente Bultó, Óscar Perea y Pedro Munar. Eliminaron al local Triguero por acumulación de cinco faltas personales.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga Endesa disputado en el Fontes do Sar ante 5838 espectadores. EFE

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El Obradoiro nunca se rinde