«Lo perdí todo de un día para otro. Ahora quiero recuperar mi vida»

Su hija lo denunció por violación y tras pasar tres años, cinco meses y trece días en prisión, ahora el Supremo dictaminó su inocencia y su libertad


viveiro / la voz

El 11 de abril del 2012 José Manuel Maseda, con 40 años entonces, llegó a su casa en Xove tras acabar la jornada laboral en el aserradero en el que trabajaba y, en ese momento, cambiaría su vida. La Guardia Civil llamó a su puerta y lo detuvo. Su hija mayor, de 14 años, lo había denunciado por violación. Tras prestar las correspondientes declaraciones, el día 12 a las 18.30 ingresaba en la prisión de Bonxe. Comenzó una pesadilla que se prolongó hasta el pasado 25 de septiembre, cuando el Tribunal Supremo dictaminó su inocencia y decretó su libertad con urgencia.

«Después de todo este tiempo en la cárcel, a veces aún me cuesta creer que esté libre», confiesa. Sigue desde el primer día en el penal un tratamiento por depresión. No olvida aquella tarde de abril en que lo trasladaron a la cárcel: «Llegué en prisión preventiva. Me recibió una doctora con la que estuve hablando durante una hora o más porque estaba hundido. Luego pasé a una celda con un interno de apoyo. No podía creer nada de lo que estaba pasando».

Una relación difícil

¿Qué había sucedido? ¿Qué había fallado? Él, pensando en voz alta, trata de explicarlo: «Quería que mi hija estudiara. La presionaba, por su bien; la amenazaba con castigarla para que pusiera interés. Ella no quería estudiar. No sé. Precisamente el día que presentó la denuncia y me detuvieron le habían dado las notas en el instituto; había suspendido seis o siete... no sé, no sé... era una relación muy difícil desde hacía tiempo y la creyeron a ella con 14 años».

En el juicio la Audiencia Provincial condenó a José Manuel Maseda a 15 años de prisión. Siempre tuvo, dice, el apoyo de su familia, conocida y apreciada en Xove. Él trabajaba desde joven en el sector de la madera, sin tacha, sin un antecedente. «Ahora podía ser el encargado del aserradero, perfectamente».

Se sucedieron los días en prisión. «Todos iguales: a las 8 nos levantábamos y nos contaban; a las 8.45 desayuno y luego, nada, deambulando hasta las 13.15, la hora de comer, y a la celda hasta las 17 horas. Seguían tres horas en el patio, la cena a las 20 horas y celda: noches en blanco», relata.

Hoy en día no mantiene, reconoce, ninguna relación con su hija mayor. Su esposa le visitó durante un año y medio en la cárcel, luego, dice, «se acabó»: están también divorciados. Tienen en común otra hija pequeña.

Y por fin el 25 de septiembre pasado a las 13.30, después de comer, lo llaman al locutorio y le comunican que el Tribunal Supremo lo había declarado inocente y había dictaminado su libertad inmediata. Estaba detrás el trabajo incesante de su abogado, Jaime Pernas. «A las cinco estaba ya fuera esperando a que llegaran a recogerme. Paseando y fumando; recuerdo aquel cigarro, ninguno me supo tanto como aquel». Ahora vive en casa de su madre sometido a tratamiento contra la depresión, tratando todavía de ganar alguna hora al sueño.

«Lo perdí todo. De un día para otro. Ahora quiero recuperar mi vida. Volver a trabajar y arreglar los trámites para poder ver a mi hija pequeña. Quiero dar las gracias a mi familia y a los abogados; me apoyaron en todo momento. También a los amigos y vecinos de Xove».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
90 votos
Tags
Comentarios

«Lo perdí todo de un día para otro. Ahora quiero recuperar mi vida»