La hostelería de Viveiro protesta en las calles contra las restricciones por covid: «Queremos trabajar y mantener a nuestras familias»

María Cuadrado Fernández
M. CUADRADO VIVEIRO / LA VOZ

VIVEIRO

Pepa Losada

Gran apoyo recibe la protesta contra el cierre del sector, secundada por trabajadores, vecinos o proveedores

01 jun 2021 . Actualizado a las 22:02 h.

Una corona de flores y dos coches fúnebres abrieron la gran manifestación que partió sobre las ocho de la tarde de este martes desde la Praza Maior en señal de protesta contra el cierre de la hostelería de Viveiro (solo terrazas abiertas y al 50 %), concello que desde el sábado está en el nivel alto de restricciones por la evolución de la pandemia del covid-19. La protesta, organizada por la asociación Beiras de Viveiro y el Centro Comercial Histórico, y que cuenta con un gran respaldo de vecinos, comerciantes y proveedores, así como de representantes políticos o de asociaciones de otros concellos, tenía como meta en Celeiro la sede de la Jefatura Territorial de Mar, de la Xunta. Precisamente es al Gobierno autonómico y a su presidente, a los que se dirigen parte de las consignas del sector hostelero: «Feijoo, escoita, a hostalaría está en loita». De camino a Celeiro, vecinos de Lodeiro se sumaron en los balcones tocando cacerolas.

Los manifestantes, provistos de mascarillas y con distanciamiento social, portaron pancartas en las que se podían leer mensajes claros y directos, mensajes con los que denuncian que las continuas medidas restrictivas van siempre dirigidas al sector hostelero: «A hostalaría non contaxia. Queremos traballar» o «Salvemos a hostalería». Al finalizar la marcha se leyeron dos manifiestos por parte de hosteleros y en representación de todo el sector, dejando claro que su objetivo no es otro que «trabajar y mantener a nuestras familias».

Pepa Losada

Durante esta tarde fueron muchos los negocios que cerraron sus puertas antes de hora en señal de apoyo al sector hostelero y también se suspendió el pleno municipal previsto para las 20.30 horas. Varias furgonetas, tráileres y otros vehículos de empresas de transporte, de alimentación y de servicios hicieron sonar sus cláxones por la variante de Viveiro, por Covas, Cantarrana y en Celeiro, también en solidaridad con los profesionales de la hostelería, uno de los sectores más castigados durante los cuatro confinamientos perimetrales que ya sufrió el municipio viveirense en los últimos catorce meses.