El Concello de Viveiro cerrará de forma subsidiaria casas abandonadas en Suasbarras, en Covas

La Voz VIVEIRO / LA VOZ

VIVEIRO

Imagen de varias de las viviendas de Suasbarras en las que el Concello actuará de manera subsidiaria
Imagen de varias de las viviendas de Suasbarras en las que el Concello actuará de manera subsidiaria

Continúan los trámites para que el propietario del Hotel Cociña realice las obras

06 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Situados junto a la carretera general y abandonados desde hace años, su pésimo estado de conservación los ha convertido en un peligro. Se trata de dos conjuntos de inmuebles emplazados en la calle Suasbarras, en Covas, sobre los que el Concello de Viveiro actuará de manera subsidiaria para ejecutar obras que garanticen su seguridad. «Hai incoados expedientes para dous conxuntos de inmobles», explicó la alcaldesa, María Loureiro, en el pleno del martes. Señaló que los números 39, 41 y 43 tienen dos titulares. Uno de ellos está en concurso de acreedores y el otro no atiende a ninguna comunicación o correspondencia, «polo que non é posible notificarlle a orde de execución aberta desde o departamento de urbanismo». La regidora indicó que el plazo concebido para acatar y ejecutar dichas órdenes concluyó el pasado 12 de marzo, por lo que el Ayuntamiento se hará cargo de los trabajos de manera subsidiaria. En respuesta a una pregunta formulada por el BNG, la regidora eludió avanzar alguna fecha para llevar a cabo las obras de oficio, e indicó que hace falta presupuesto.

En la misma pregunta, la alcaldesa se refirió al estado de los números 45, 47 y 49 de Suasbarras, el antiguo Hotel Cociña. Señaló que en este caso el propietario sí está localizado y se empezaron a realizar requerimientos para que ejecute obras de saneamiento en el inmueble en el año 2016. «O proceso paralizouse no 2017 porque o propietario nos denunciou a raíz dunha multa que se puxo», comentó Loureiro, que apuntó que en este tiempo bomberos y Protección Civil eliminaron salientes y otros elementos que corrían el riesgo de caer a la acera. También que el dueño ejecutó pequeñas obras, aunque el proyecto de demoler las balconadas, presupuestado por el Concello en 30.000 euros, aún no ha sido ejecutado. «Pediu a licencia de obra, pero non a fixo», dijo.