Muere el padre que naufragó con su hijo cuando pescaban en la ría de Viveiro

Somos Mar REDACCIÓN/ LA VOZ

VIVEIRO

Pesca 2

El Pesca 2 rescató a ambos, vecinos de Lugo, y el superviviente es policía nacional

03 abr 2021 . Actualizado a las 12:46 h.

Ni la reanimación de emergencia que le practicó la tripulación del helicóptero Pesca 2 tras rescatarlo, ni la asistencia sanitaria especializada que recibió después en el Hospital da Mariña, han ayudado a salvar la vida de P.G.F., guardia civil jubilado y pescador recreativo de 67 años de edad que naufragó este martes en Viveiro. Su hijo, I.G.C., de 43 años y policía nacional de profesión, continúa ingresado en el hospital situado en Burela y, en el momento de elaborar esta información, fuentes sanitarias apuntan que se encuentra estable. Ambos residen en Lugo ciudad y se habían desplazado a Viveiro para pescar.

Las alertas saltaron cuando faltaban minutos para la una de la tarde de este martes. Una persona escuchó gritos que procedían del mar, en el entorno de la playa de Area, en Viveiro, y alertó al 112 Galicia. Desde ahí movilizaron a servicios de auxilio y a fuerzas seguridad; entre ellos, el helicóptero Pesca 2, que despegó de su base en Celeiro y cuya tripulación localizó a un hombre en el agua, en los alrededores del islote A Insua de Area, y lo rescató, igual que a su compañero, que había logrado alcanzar unas rocas. Eran dos  pescadores recreativos, padre e hijo, y los trasladó al Hospital da Mariña.

Después de evacuarlos, la aeronave regresó para recoger a dos agentes de la Policía Nacional de Viveiro que practicaban deporte por la zona. Aunque estaban fuera de servicio, al ver el despliegue de seguridad se implicaron y descendieron por un acantilado para auxiliar al pescador que consiguió llegar hasta las rocas. El escarpado terreno dificultaba seriamente su retorno y, ante el riesgo, se optó por izarlos desde el helicóptero, que los llevó hasta su base en Celeiro, apuntan fuentes oficiales consultadas.

Se desconocen las circunstancias que rodearon el accidente marítimo.Testigos del rescate confirman que el oleaje batía fuerte en la zona donde naufragó la embarcación La Condía. En principio se cree que un golpe de mar habría volcado la lancha. 

Cuando el helicóptero de Gardacostas de Galicia llegó a la zona del naufragio, encontró a un hombre en el agua, el padre, y el rescatador de la aeronave se lanzó a por él, izándolo y evacuándolo inmediatamente al hospital. Así lo aconsejaba el preocupante estado que presentaba, hasta el punto de que durante el vuelo de Area a Burela le practicaron maniobras urgentes de reanimación, señalan distintas fuentes solventes. La vida de su hijo no parecía correr peligro porque había podido ponerse a salvo en unas rocas en la costa. Además, pese a lo inaccesible del lugar, los dos policías fuera de servicio descendían por el acantilado para socorrerlo. Después de dejar al padre en el Hospital da Mariña, el helicóptero retornó a Area, ocupándose del hijo, al que también transportó al centro sanitario donde atendían a su progenitor. Finalmente, el Pesca 2 volvió a por los dos policías nacionales que fuera de su horario laboral se arriesgaron para socorrer al pescador más joven.

La embarcación que tripulaban el padre y su hijo la lanzó el oleaje contra unas rocas de esa abrupta zona de la costa de la ría viveirense, donde continuaba, quilla al sol, en el momento de elaborar esta información.

Las primeras informaciones sobre el suceso las difundió el 112 Galicia. Tras recibir la llamada del particular que escuchó los gritos de socorro, el Centro Integrado de Atención a las Emergencias avisó a Salvamento Marítimo de Fisterra, a Gardacostas de Galicia, a la Policía Nacional de Viveiro y a la Policía Local del municipio. También alertó a la Guardia Civil, que movilizó agentes por tierra y a su patrullera Río Pas, con base en Viveiro. Esta última no pudo recoger de las rocas al pescador más joven porque el fuerte oleaje lo impedía. Además, el 112 también avisó al Protección Civil de Viveiro y al 061.

Dos aficionados a la pesca en un lugar muy conocido

El naufragio y posterior fallecimiento del padre del policía lucense causó consternación en la comisaría de Lugo. Ambos practicaban su afición de la pesca con caña y estaban a punto de recoger los bártulos cuando se produjo el vuelvo fatal de la lancha. La difícil situación por la que pasó el policía nacional, ya que perdió a su padre entre fuertes olas mientras pedía auxilio, supuso una conmoción para sus compañeros, que se enteraron al poco tiempo por los dos funcionarios de Viveiro que colaboraron en el rescate.

En días pasados hubo un fuerte temporal de noroeste que todavía duraba este martes y que llevó a la costa de la playa de Area fuertes olas. Una de ellas sorprendió a los dos pescadores y volcó la lancha y las siguientes subieron la embarcación sobre una roca.

A pesar de los hechos, algunos turistas seguían acercándose este martes a las olas en la concurrida playa de Area.