El largo viaje de una gaseosa de 1888, La Vivariense, en cuatro generaciones

La marca viveirense tiene también el mérito comercial de resistir a dos pandemias

Marcelino Fernández, de La Vivariense
Marcelino Fernández, de La Vivariense

viveiro / la voz

Aunque en los camiones de la empresa de comestibles de Viveiro aparece la referencia «desde 1890», el hallazgo casual de un papel manuscrito envejecido por el tiempo obligó a La Vivariense a aumentarse un par de años su edad real. Sin complejos. Al contrario, los hermanos Fernández Castiñeiras, Marcelino y Camilo, son la orgullosa cuarta generación que desde 1992 (compartida con la tercera hasta 2005) está al frente de una firma que hace 133 años bien podría haberse «botado» como se hace en los barcos con champán pero con gaseosa, que siguen elaborando hoy junto a aguardientes de éxito, vinos «da casa» (godello de Ribeiro y mencía de Valdeorras A Monxa e o Cura) más vermús como su Botafumeiro (el blanco y rojo fueron premiados).

Conservan el logo de siempre: sirena, Porta de Carlos V y Os Castelos. «A imaxe está moi ben para estar feita hai 50 anos. Meu pai contoume que quen a fixo chamábase Roi e vivía en Covas. Morreu hai pouco», señala Marcelino Fernández, sucesor en la saga que comenzó su bisabuelo con una pequeña fábrica de gaseosas, continuó el abuelo Marcelino Fernández Guerreiro, autor de la nota de 1888 y quien ampliaría la distribución a refrescos, aguas y cervezas, y los Fernández Casas, su padre Marcelino y su tío José. Los vinos son su punto fuerte, trabajando marcas de renombre como Pingus y Vega Sicilia, entre muchas otras. Más alimentación con sección gourmet, que «aumentou moito, pola distribución á hostalería e tamén a moitos particulares, pois temos coches que van polas aldeas. E vendemos por internet [desde 2010]. Temos uns 1.800 clientes a nivel nacional; fóra de España tamén enviamos», destaca el gerente. Y comercializan su propio aceite de origen cordobés, mermeladas, chocolates, etc...

Hace 15 años, abrían la primera tienda: Casa La Vivariense. Hoy tienen dos en Viveiro, una nave-tienda en Lugo y aperturas previstas en Galicia, pese a la crisis.

«O que aprendín de meu pai era que había que facer a ‘cuenta da abuela’»

Marcelino Fernández Castiñeiras lembra como xa con 6 anos poñía precintos en La Vivariense.

-Ao estar nunha empresa de 133 anos, e entre o pasado e futuro, que é o que máis lle gusta e que aprendeu dos seus antergos?

-Que a empresa funcione e que os clientes e traballadores estean contentos. O que menos? Un problema cunha casa comercial. Na empresa sempre houbo subidas e baixadas; non todos foron momentos doces. O que aprendín de meu pai é que había que facer ‘a cuenta da abuela’: unha máis unha son dúas pero cando tes as dúas na man. Quere dicir, se non tes ao mellor non podes gastar.

-Co covid e os peches da hostalería, que factura lles pasaron?

-Ata agora fomos zafando bastante en pandemia, aínda que o 80% da nosa facturación é da hostalería e iso afectounos. O ano pasado so baixamos un 28%, que é bastante pero tivemos sorte, aínda que fixemos ERTE [son 31 empregados en la plantilla] e para os que quedamos todo foi traballar, traballar, traballar...

-Aínda así, algo en proxecto?

-Este ano temos previsto abrir dúas tendas máis. Vexo esperanza neste sector, pola nosa forma de traballar, aínda que na hostalería... A ver se os políticos deixan tirar para diante. Creo que se non volve abrir o cen por cen que había antes, alomenos si un 80%.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El largo viaje de una gaseosa de 1888, La Vivariense, en cuatro generaciones