«Se vende (grupo hostelero) por traslado a Alemania»

Dueños y empleados de locales, distribuidores, comerciantes, personal de Alcoa y autoridades se concentran en Viveiro, Burela, Ribadeo y Barreiros

Más gente que el sábado participó este jueves en la concentración de protesta por la grave situación de la hostelería
Más gente que el sábado participó este jueves en la concentración de protesta por la grave situación de la hostelería

VIVEIRO/ LA VOZ

Ante la casa consistorial, en la Praza Maior de Viveiro, ni la luz del sol otoñal cambia el semblante de preocupación de las más de cien personas que se han concentrado para protestar por la situación de la hostelería. Dueños de locales, empleados, distribuidores, comerciantes, personal de Alcoa, vecinos, sindicalistas, varios concejales, la alcaldesa... Varios comentan que el Sergas acaba de rebajar la alerta en el municipio, de roja a naranja, porque en los últimos siete días no se han diagnosticado más de 21 casos de covid-19. Con datos del miércoles, hay 54 activos, el territorio sigue sigue cerrado perimetralmente y la hostelería cumple su sexto día de persianas bajadas.

Muy concurrida estuvo la concentración en Burela de este jueves
Muy concurrida estuvo la concentración en Burela de este jueves

Igual que en Burela, donde los casos activos el miércoles eran 23 y la alerta roja se desactivó a principios de semana. También ante la casa consistorial burelense se han movilizado más de cien personas, con carteles quejándose por la seria situación en la que se encuentran y apelando al apoyo vecinal para salir adelante, para recuperar la nueva normalidad cuanto antes. Más organizados y provistos de altavoces, allí un hostelero leyó el manifiesto reivindicativo de la segunda jornada de protestas desde el sábado. Ribadeo, Barreiros y Vegadeo, en el Occidente asturiano, también fueron escenario este jueves de movilizaciones reclamando un plan de rescate para cafeterías, bares y restaurantes.

En la concentración de Viveiro, un cartel con el anuncio «Se vende por traslado a Alemania» focalizaba miradas en José Manuel Vázquez, Leman, titular del Grupo Galipizza, con locales en Viveiro, Ribadeo, Culleredo, Santiago y Vigo. ¿Por qué a Alemania? «Porque alí á hostalería pechada pola pandemia danlle o 75 % do que facturou o ano pasado, nós conformaríamonos co 50 %... Aquí as axudas son máis que insuficientes e, aínda que os ingresos caeron en picado ou desapareceron, nin temos a opción de aprazar pagos». Sin ver el final de túnel, preferiría un «peche total de quince días, mellor que estar así, porque, por exemplo, en Ribadeo temos o local aberto, pero vai case igual que o de Viveiro onde só reparto a domicilio, porque a xente non sae». Si nadie lo remedia, «a este paso non chegamos abertos nin o nadal que din queren salvar».

Jorge Díaz, de Jorla Gourmet, empresa viveirense de distribución con clientes en distintas localidades, cree que «pararnos non é a solución, porque pechan á hostalería pero hai moitas festas e botellóns en pisos». ¿Cómo compaginar la protección de la salud con la actividad hostelera? «Que se controle, con rigor, e que deixen traballar a quen respecta os protocolos e pechen a quen os incumpre». Tampoco es optimista en su pronóstico: «Temo que o 50 % dos locais pechados non volverán a abrir se non os deixan traballar».

Otro hostelero viveirense, Suso Míguez, del Restaurante Fumeiro, situado en Covas, comparte que el cierre obligatorio de cafés, bares y restaurantes «non é a solución para un problema de saúde que depende de cada un de nós, das persoas, que debemos cumprir as normas en todo momento, e dos hostaleiros que debemos facerllas cumprir aos nosos clientes».

«Imos, que nos vexan, porque a hostalería somos todos», comenta un zapatero con despacho en el centro mientras se dirige a la parte alta de la plaza, donde se juntan para la foto todos los concentrados que hasta ese momento estaban esparcidos por la plaza. Más carteles, expresando quejas compartidas, como el que porta un trabajador del sector: «Queremos trabajar! La hostelería no es el problema. El ocio nocturno no es el problema». En eso insiste otro cartel: «Queremos traballar, a hostalería non é o problema». Apretados como nunca imaginaron, el sentir colectivo también se lee en una cartulina: «No se pueden exigir impuestos si no nos dejan tener ingresos». 

Por lo que dicen, en un comentario que se repite en los corros de la plaza, ninguna de las dos asociaciones de empresarios del municipio los ha convocado. Aun así, dueños de negocios asentados en distintos puntos de Viveiro acuden a la protesta «porque vimos nas redes sociais» la movilización impulsada por la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Lugo. Aunque «compartimos todo el malestar por la grave situación que atraviesa el sector», Beiras de Viveiro se desmarcó de la anterior al considerar que «pudiera poner en peligro la salud», explicó su presidente en su perfil de Facebook. Centro Comercial Histórico de Viveiro no se ha pronunciado públicamente, al menos que haya trascendido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

«Se vende (grupo hostelero) por traslado a Alemania»