A provincia viu a luz eléctrica hai 150 anos: no iate de Napoleón III atracado en Viveiro

Foi en 1.870, un cuarto de século antes de que Lugo cidade tivese electricidade

O vapor de Napoleón III atracou no porto en 1870, hai 150 anos
O vapor de Napoleón III atracou no porto en 1870, hai 150 anos

VIVEIRO / LA VOZ

Moito antes de que se levasen a cabo as primeiras iniciativas empresariais relacionadas coa instalación da electricidade nas principais cidades e vilas de Galiza, os nosos antepasados puideron contemplar e visualizar, por vez primeira, os efectos máxicos que producía a luz eléctrica na profunda escuridade da noite do día 1 de marzo de 1870.

O milagre que superaba tan só por uns instantes os trémulos resplandores dos lumes das lareiras, das velas esteáricas, dos candís, das lámpadas de aceite, dos quinqués e da iluminación pública producida polos vellos farois de gas ou petróleo, que substituíran dende a súa instalación en 1849 aos antigos fachucos de palla, causantes de tantos problemas como os grandes incendios acontecidos na vila en 1381 e 1540, foi posible grazas a presenza na nosa ría do iate francés Prince Geróme.

O navío, un espectacular vapor, do emperador francés Carlos Luís Napoleón Bonaparte (Napoleón III), procedía de Boulogne e fixo escala na Concha de Covas por seguridade e para proverse de víveres antes de dirixirse a Toulon onde recollería ao príncipe para trasladalo á India, nunha viaxe de pracer.

A modernidade, de París

Unha vez máis, semellaba que as novidades viñan sempre de París, considerada naqueles tempos a Meca artística e cultural europea que dominaba os gustos estéticos e as modas daqueles requintados anos de fin de siècle. Neste caso, a luz eléctrica, mesmo rivalizaba coa do astro rei, segundo contaba a crónica, que tamén resaltaba a elegancia decorativa do iate-vapor e maila tradicional galantería dos mariños franceses.

Un buque de vapor

Mais, dada a curiosidade da nova redactada polo correspondente en Viveiro do periódico El Imparcial de Madrid, á súa vez recollida tamén nas columnas do xornal murciano La Paz do día 10 de marzo do ano 1870, consideramos de sumo interese reproducila integramente: «Anteayer 1ª llegó á este puerto el yate francés Prince Geróme hermoso buque de vapor particular del príncipe Napoleón, cuyo buque, de la ría de Vares á donde había arribado, se trasladó á esta por no considerarse muy seguro en la primera. Viene de Boulogne y se dirige á Toulon, donde, según suponen, recogerá á su bordo al príncipe, encaminándose desde allí con él por el canal de Suez á la India, cuyo país se dispone á visitar. Con motivo de su corta estancia aquí, la proverbial galantería francesa se ha manifestado una vez más, dando á los habitantes de este pueblo un espectáculo tan nuevo para ellos como hermoso y agradable. La noche de su llegada el aparato de luz eléctrica que trae el vapor iluminó la ría, atrayendo al puente que la cruza y á los balcones de las casas vecinas al mar un sin número de curiosos que contemplaban con admiración la viva claridad, rival de la del sol, que partiendo del buque fondeado en la lejana Concha iluminaba el mar, las embarcaciones, las casas, los campos, y se estendía hasta las lejanas montañas. La profunda oscuridad de la noche dábale mayor realce, y la luz girando bañaba tan pronto este puerto como los de Cillero y San Juan, que forman un triángulo con Vivero. Por su parte los franceses desde el yath distinguían perfectamente, según después dijeron, la multitud de curiosos que se había agolpado á gozar del espectáculo debido á su obsequiosa cortesía. Algunos cohetes de bengalas disparados desde abordo pusieron el colmo á la amenidad de la escena y terminaron esta espontánea y galante demostración. Al día siguiente varias personas del pueblo fueron á visitar el buque, que es magnífico, y en el que fueron perfectamente recibidos, franqueándoseles todos los departamentos. Visitaron las cámaras del príncipe y la princesa, la de las damas de honor, salón, etc. admirando la hermosura y buen gusto, unida á la elegante sencillez que domina en estas habitaciones, en las que se advierte el discreto tino que ha presidido á su ornato, evitando los régios esplendores, sin desposeerlas de la verdadera y artística elegancia. Complacidísimos salieron del yath los que le visitaron, y en este pueblo quedará un agradable recuerdo de la característica urbanidad de los hijos de la nación vecina, con la breve estancia del Prince Geróme, que ayer se hizo a la mar después de tomar algunos víveres».

Malia as grandes sensacións que deixou na memoria colectiva dos viveireses a visita do Prince Geróme, ademais do galante trato recibido dos seus tripulantes, aínda terían que pasar máis de dúas décadas para ver cumprido o soño da instalación da luz eléctrica en Viveiro; esta chegaría por fin en 1897 da man da sociedade comanditaria Barro y Compañía, constituída polos socios José Barro, Domingo Franco e Ángel Durán; e á cidade de Lugo, en 1894, tres anos antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A provincia viu a luz eléctrica hai 150 anos: no iate de Napoleón III atracado en Viveiro