María Loureiro: «Le tocó a Burela como le podía haber tocado a cualquiera»

«Falábase de flexibilizar medidas e ó final son máis restrictivas», dice Ana Ermida, alcaldesa de Barreiros


VIVEIRO / LA VOZ

La alcaldesa de Viveiro, María Loureiro, considera que las restricciones en la movilidad que se aplican a los vecinos de Viveiro, que por ejemplo pueden viajar hasta Ribadeo pasando por Xove, Cervo, Foz y Barreiros y sin embargo no pueden ir a O Vicedo, van a ser muy difíciles de cumplir: «Las restricciones se adoptan conforme a criterios sanitarios y clínicos y tenemos que respetarlos, pero me parece muy difícil que se puedan llevar a cabo. Los concellos de A Mariña mantiene relaciones muy estrechas y entre municipios limítrofes hay lazos personales, laborales y económicos que van a hacer que haya movilidad».

«Desde el Concello de Viveiro queremos también expresar nuestra solidaridad con Burela. Le tocó en este caso, como le puede tocar a cualquiera. Pudo ser Viveiro, y de ahí nuestro apoyo y ánimo para Burela», añadió la alcaldesa.

Sobre la nueva situación, comentó: «Ahora comienza otro período de cinco días en el que hay que cumplir todas las medidas, las que ya tenía el Concello y las que establece la Xunta. Como alcaldesa, el mensaje que quiero trasladar es de tranquilidad. Este viernes nos confirmaron que en Viveiro hay once positivos y 96 confinados. Estamos en contacto con la Consellería de Sanidade, que nos va a confirmar algún positivo más. Estamos pendientes, pero en Viveiro no hay un rebrote en concreto, sino que estos positivos forman parte de la gente que está confinada y parece que está todo controlado. Así que, tranquilidad, y no hay que bajar la guardia. Le pido a los vecinos que continúen con las medidas que venían aplicando hasta ahora y les recuerdo que es obligatorio, siempre, el uso de mascarilla».

Loureiro tampoco obvió el impacto del brote en la economía de A Mariña: «Sí que hay parte del sector turístico, los bares, el comercio, la hostelería, que está más tocado. Cuando parecía que estábamos levantando la cabeza nos llega esto».

Por otro lado, durante cinco días, los vecinos de Lourenzá, Mondoñedo, Trabada, Valadouro, Alfoz y Ourol, de querer ir a la playa, solo podrán hacerlo en A Mariña desplazándose hasta O Vicedo. Con el nuevo confinamiento decretado ayer por la Xunta, tienen el acceso prohibido al resto de municipios costeros. Fue uno de los ejemplos que pone la alcaldesa de Barreiros, Ana Ermida, para mostrar su perplejidad porque «despois de que se falara de que se ían flexibilizar as medidas, ó final son máis restritivas. Para o 80 % da poboación da Mariña mantéñense as de aforo, horario de peche, distancias e uso de máscara, pero a mobilidade non se rebaixa».

«Non sei se é o máis axeitado ou non, pero a situación de partida non mudou e o único que se fai é permitir viaxar entre Ribadeo e Barreiros, por exemplo, pero que non veña aquí xente da Pontenova, de Trabada ou de Lourenzá. Isto ven dado polo que vimos falando xa dende fai días, pola falta de protocolos, por non ter actuado antes canto a expansión do covid-19 era moito menor e estaba máis localizado. O que vemos é que de cinco días para acó o número de casos positivos subiu moito, e que o covid-19 chegou a novos concellos. Esta situación a nivel económico é un golpe enorme para toda a comarca, con independencia de que o sexa máis ou menos para Barreiros ou para un concello en concreto», añadió Ana Ermida.

«Cando as medidas máis estritas se teñen que aplicar na zona de costa, que é onde está o sector económico máis dinámico, loxicamente a repercusión vai ser moi importante. Agardo que polo menos se poñan en marcha medidas de compensación para o sector nun futuro próximo», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

María Loureiro: «Le tocó a Burela como le podía haber tocado a cualquiera»