Iban a abrir una tienda de ropa infantil en Viveiro el día 17, pero el COVID-19 aplazó sus planes

Sus dueñas, Gracia Gonçalves y Sara Fernández, extrabajadoras del Mesón A Fonte, han convertido las redes sociales en un gran escaparate para que la gente las «espere»

Gracia Gonçalves y Sara Fernández prevén abrir su tienda en cuanto acabe la crisis sanitaria por el coronavirus
Gracia Gonçalves y Sara Fernández prevén abrir su tienda en cuanto acabe la crisis sanitaria por el coronavirus

viveiro / la voz

Montar un comercio de moda infantil era su ilusión desde hace varios años y ni el COVID-19, ese fantasma en forma de virus que lleva semanas planeando sobre toda la ciudadanía, va a conseguir acabar con ella. Gracia Gonçalves Correia, de 36 años, y Sara Fernández Aguiar, de 32, tenían prácticamente todo preparado para abrir al público su tienda, que se llamará Cocolatte, en el centro histórico de Viveiro el pasado 17 de marzo, a dos días del Día del Padre. Sin embargo, el confinamiento decretado por las autoridades para tratar de impedir la propagación de un virus que este sábado había acabado con la vida de más de 50 personas en toda Galicia -más de 5.000 en toda España- las obligó a cambiar de planes casi en el último minuto. «Caeunos á alma aos pés, pero, sobre todo Sara, que sempre é moi optimista, animouse a darlle a volta á situación e empezar a sacar fotos da roupa que xa tiñamos lista e a facer post en Facebook e en Instagram das coleccións que imos ter na tenda», explica Gracia.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Iban a abrir una tienda de ropa infantil en Viveiro el día 17, pero el COVID-19 aplazó sus planes