Educación defiende la parada de bus que denunció el padre de una niña de Viveiro

Afirma que es la única viable, puesto que la casa de la menor está en una curva peligrosa


viveiro / la voz

La Consellería de Educación, Universidade e Formación Profesional mantendrá la parada de transporte escolar que denunció el padre de una niña de Viveiro afirmando que «carece de sentido común y es peligrosa». El hombre indicó que cuando llegue el invierno, la menor, que tiene 11 años y cursa primero de la ESO en el IES María Sarmiento, deberá caminar a diario los alrededor de 400 metros que separan su casa del punto donde la recoge el bus -la llegada del bus está prevista para las 07.45 horas- totalmente a oscuras, puesto que no existe alumbrado público, y entre camiones de madera que circulan a gran velocidad. «Lo que quiere el padre es que se la recoja en la puerta de casa, pero la casa está en una curva peligrosa señalizada en la que no puede parar el autobús. Por eso se buscó una parada lo más cerca posible donde el bus pueda parar sin peligrosidad para la niña ni para los usuarios. Y es un sitio que usan los camiones de madera para virar que está a 400 metros de su casa, y donde el bus puede dar la vuelta. Más cerca no hay donde parar, y hacerlo sería transgredir las normas de circulación», expuso la jefa de Servizos escolares complementarios (transporte escolar) de Educación en Lugo, Margarita Sánchez Cabarcos.

Añade que sí se podría negociar que la ruta se empezara «por un lado o por otro», puesto que ahora el bus parte de Meixonfrío y baja hacia Ventoselle, donde reside la niña, antes de seguir por la carretera de Riobarba hacia el cruce de Cabanas, Mosende y O Folgueiro, desde donde sale a la carretera general (LU-862) para dirigirse a Viveiro. «Pero la petición del padre es que la recoja justo delante de casa, y ahí estamos atados de pies y manos».

«El 80% de las carreteras del rural de Lugo no tienen iluminación»

La jefa de Transporte escolar en Lugo de Educación sostiene que para cubrir esa ruta de transporte desde O Vicedo hacia el IES María Sarmiento de Viveiro «está contratado un bus de 55 plazas, pero la realidad es que la empresa está llevando uno de 22 plazas» debido a que solo viajan en él una decena de alumnos. «Podríamos llevar uno más pequeño, pero los contratos están prorrogados desde el 99, blindados, y no podemos exigirlo», señala Margarita Sánchez, quien puntualiza: «Y aunque así fuera, como responsable de transporte escolar nunca mandaría parar un bus pequeño o un taxi ante esa casa porque es una curva cerrada y no puede dar vuelta». Señaló que «el 80% de las carreteras del rural de Lugo no tienen iluminación», y que siempre se «busca el sitio más idóneo y adecuado» para recoger a los niños. «Lo más cerca de casa que podamos», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Educación defiende la parada de bus que denunció el padre de una niña de Viveiro