Ayudas para rehabilitación, Pepri... ¿para acabar cerrando el convento?

¿Y por qué no aprovecharlo como residencia para religiosas mayores?


viveiro / la voz

Un mes. Es, como decíamos ayer, el plazo que da -más o menos- la Orden de Predicadores a las tres religiosas que residen en el convento de Valdeflores, en Viveiro, para abandonarlo.

Son necesarias dos o tres monjas más para mantener el viejo convento en activo. Parece difícil que en este corto plazo de tiempo que resta pueda revertir la situación. Las tres religiosas son mayores, aunque son queridas y lo que más desean es continuar en el convento hasta el final. De hecho, regresaron a él en julio, después de un año de ausencia.

Un año en el que el convento sufrió también las consecuencias de la riada que asoló Xunqueira. Un año de abandono y vacío. La zona de hospedería y la parte de abajo quedaron muy dañadas.

Pero el convento de Valdeflores conserva otras partes en perfecto estado, como mostramos ayer en La Voz: el claustro, perfecto y restaurado en madera; la zona de la sala de estar y las cocinas, nuevas. Pena que vuelvan a sufrir abandono, en caso de que las religiosas tengan que marcharse.

Bien de interés cultural

El convento de Valdeflores fue declarado bien de interés cultural (1980). Además se aprobó un Pepri, Plan Especial de Protección y Reforma Interior, en toda esa zona de Valdeflores para preservar el convento, un plan que afecta a los demás vecinos.

Al convento se han dedicado en los 80 y 90 importantes ayudas públicas -dinero de las Administraciones- para su restauración y conservación.

¿Y todo para qué?

¿Y todo para qué? ¿Para que acabe cerrado y abandonado? En España hay en torno a 60 conventos de la Orden Dominica. ¿Es imposible encontrar a dos o tres religiosas?

Algunas ideas apuntan a crear una residencia de religiosas de mayor edad, por ejemplo. Lástima por las tres monjas que desean vivir ahí.

Las tres religiosas junto al grupo Sons de Celeiro

Las tres religiosas que residen en el convento de Valdeflores, en Viveiro, fueron invitadas el pasado domingo a participar de la festividad de la Virgen de Valdeflores, en la iglesia conventual. En la imagen, con los integrantes del grupo Sons de Celeiro, que cantaron los oficios y cantaron a la Virgen de Valdeflores, la Patrona. La iglesia estaba al completo con fieles y autoridades, y miembros de la Cofradía de Valdeflores, que tanto están peleando para mantener el convento abierto en estos momentos difíciles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ayudas para rehabilitación, Pepri... ¿para acabar cerrando el convento?