Viveirenses preguntan a qué «obras piadosas» donó el expárroco lo que obtuvo al heredar el Pazo de Grallal

También quieren saber a qué destinarán el inmueble los nuevos dueños


viveiro / la voz

Innumerables comentarios, tanto en la calle como en las redes sociales, ha generado la venta del Pazo de Grallal, un edificio viveirense del siglo XVI que sus últimas propietarias, las hermanas Pérez-Labarta Pillado, legaron a Antonio Pérez Vérez, quien fue párroco de Covas desde mayo de 1991 a septiembre del 2008. Muchos recuerdos y preguntas han aflorado al saberse que el pasado 10 de abril se había formalizado la adquisición del inmueble por la inmobiliaria Suerige Trs, con domicilio en Alcobendas (Madrid).

Cuando en el 2014 sacó el pazo al mercado con un precio inicial de 375.000 euros, el 9 de julio el excura declaraba a La Voz que actuaba como «gestor de la venta», y afirmaba que el dinero que obtuviese «lo destinaré a las obras piadosas que yo determine». Interpretando esas palabras como un compromiso público, y como en Covas no olvidan que durante una misa divulgó desde el púlpito nombres y apellidos de los vecinos que no habían contribuido a las fiestas, numerosos viveirenses se preguntan a qué «obras piadosas» destinó el sacerdote jubilado Pérez Vérez la herencia del Pazo de Grallal.

De esa cuestión también se habló en algún pleno de concejales, que valoraron la posibilidad de adquirir el pazo para darle uso público, así como la de aprovechar sus fondos bibliográficos y las piezas de interés histórico-artístico que atesoró la familia propietaria durante varios siglos.

Similar interés transmiten innumerables viveirenses por el destino que le darán los nuevos propietarios al pazo, un edificio abandonado hace años, con dos plantas de 400 metros cuadrados cada una y una finca de unos 10.800 metros cuadrados.

Legalmente, el exsacerdote Pérez Vérez y la empresa Suerige Trs no están obligados a responder a la curiosidad ciudadana.

«Vendemos porque no queremos dejarle a los hijos esta papeleta»

Gladys Vázquez
Este pazo en Santo Estevo do Castro de Amarante está a la venta por 1.300.000 euros. La fortaleza es BIC
Este pazo en Santo Estevo do Castro de Amarante está a la venta por 1.300.000 euros. La fortaleza es BIC

Se multiplican los inmuebles gallegos Bien de Interés Cultural que se ponen en venta en Galicia

Lleva casi 10 años a la venta, pero las negociaciones nunca llegan a nada. «Ha habido muchos interesados, sobre todo catalanes. También algún extranjero, pero se han echado atrás». La que habla es Julia González, una de las propietarias de uno de los inmuebles BIC más especiales de Galicia. Se vende por 240.000 euros y forma parte del monasterio de Montederramo, en plena Ribeira Sacra ourensana. La casa ocupa el ala sur del claustro de la hospedería, de 1575. «La parte baja era la botica, la más importante de los monasterios del Císter». Julia habla con total normalidad de un espacio de 600 metros que siempre ha estado en manos de su familia. En realidad, todo el conjunto se reparte entre el Obispado, el concello y los particulares. «La casa tiene una bóveda de crucería, aunque está tapada con escayola. También arcos. Nos encantaría quedarnos con ella, pero los dueños somos mayores y no queremos dejarle a los hijos esta papeleta», dice Julia, que aún recuerda el interés de un empresario que quería crear allí una casa con encanto. «Se pasó de frenada. Era demasiado especial la idea. No encajaba con las normas». Y es que, como todo Bien de Interés Cultural, cualquier modificación en esta casa debe ser autorizada por la Administración. «Mi madre le pidió a la Xunta que se la quedase, siempre que se nos compensase. Es nuestra herencia», cuenta Julia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Viveirenses preguntan a qué «obras piadosas» donó el expárroco lo que obtuvo al heredar el Pazo de Grallal