Viveiro se blinda por otro Resu en paz y armonía

Un despliegue de seguridad sin precedentes vigilará por tierra, mar y aire


viveiro / la voz

Trece ediciones sin que hayan trascendido incidencias graves acreditan una de los aspectos más valorados por los viveirenses y por los cientos de miles de personas que han pasado por el Resurrection Fest, la tranquilidad y la seguridad. Otro año más, cuando la empresa organizadora espera batir el récord de afluencia con 100.000 espectadores durante los cuatro días, instituciones públicas redoblan medios humanos y materiales para blindar Viveiro y, en lo posible, conseguir que reine la paz y la armonía durante el Resu 2019.

Un despliegue sin precedentes para la edición más espectacular de un festival que comenzará el miércoles día 3 y rematará en la madrugada del domingo 7. Slipknot, Slayer y King Diamond son los cabezas de un cartel con casi cien bandas de rock, metal, punk... El miércoles, desde las cinco de la tarde hasta pasadas las tres de la madrugada, en dos escenarios. Y el jueves, el viernes y el sábado, en cuatro escenarios, de dos de la tarde hasta cerca de las cuatro de la madrugada.

Del control del público en el recinto de Celeiro donde ya cobra forma el parque temático del rock se ocupará la empresa de seguridad contratada por Bring The Noise, la empresa que organiza el Resu. También volverá a contar con un servicio sanitario propio, con bus medicalizado, un hospital en carpa, ambulancias y enfermerías móviles.

Despliegue sin precedentes

Todos los medios, públicos y privados, se coordinarán desde el puesto de mando avanzado de la Axencia Galega de Seguridade, que en esta edición permanecerá en el Resu desde el jueves al domingo, un día más que en años precedentes. Entre otros equipamientos dispone de drones para vigilar el recinto y aledaños.

Actuarán coordinadamente con todas las fuerzas públicas de seguridad. La Policía Nacional de Viveiro vigilará con sus propios medios, tanto de uniforme como de paisano, y será reforzada con unidades de intervención especializadas en grandes aglomeraciones, dotadas de agentes a caballo y guías caninos, entre otros. A la Policía Local de Viveiro la reforzarán en la organización de la circulación una veintena de profesionales de Lugo, Ferrol, Cedeira y Burela. Quince patrullas de la Guardia Civil de Tráfico controlarán todos los accesos a Viveiro. La Policía Autonómica también enviará personal. La Guardia Civil del Mar custodiará el área litoral y portuaria.

Bomberos de Viveiro y Protección Civil de Viveiro también estarán permanentemente preparados para intervenir, igual que el personal del centro de salud de Viveiro y ambulancias del Sergas.

Como el año pasado, el Concello instalará en el festival un puesto donde auxiliarán a posibles víctimas de abuso sexual. A mayores, la organización del Resu actuará si se detecta casos de violencia machista.

Restricciones de tráfico

Todas las partes implicadas ultimaron este viernes el operativo de protección ciudadana en una junta de seguridad que presidieron la subdelegada del Gobierno en la provincia y la alcaldesa de Viveiro. También acudieron representantes del Resu, de la Policía Nacional, de los distintos departamentos de la Guardia Civil, de la Policía Local, de la Policía Autonómica, de Protección Civil, de la Policía Portuaria, del Sergas en Viveiro, de Bomberos de Viveiro, así como de Puerto de Celeiro y de la cofradía de pescadores de Celeiro, que cooperan en el despliegue.

La Policía Local de Viveiro ha diseñado un dispositivo de tráfico que restringirá el acceso desde la LU-862 a Celeiro por el vial paralelo al festival mientras se celebran los conciertos. La Rúa Lavandeiras, entre el pósito y la conservera, será de doble sentido del 1 al 8 de julio y no se podrá aparcar. Para subir al mirador de San Roque se irá por Antonio Bas y se bajará por As Nogueiras, menos los autobuses. En momentos el tráfico de la LU-862 podrá desviarse por O Pirixel.

«Corpos de seguridade e de emerxencias, xunto cos servizos da organización, colaborarán para manter a convivencia e evitar posibles incidencias», subraya la Subdelegación del Gobierno.

Vecinos, comercios y Concello insisten en pedir a Portos que abra el aparcamiento del muelle viejo

Viveirenses, comerciantes y Concello continúan preguntándose por qué la urbanización del muelle viejo va tan lenta. A finales de mayo comenzaron las tareas para derribar las cuatro naves que quedaban en pie, demolidas el día 3. Cuatro semanas después, el suelo sigue siendo de tierra. Como ahí habrá 335 plazas de aparcamiento, el Concello insiste en pedir a Portos de Galicia que agilice las obras y, en cualquier caso, que permita aparcar durante el semana del Resu. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Viveiro se blinda por otro Resu en paz y armonía