Atropellar a una mujer que murió y huir puede costarle cárcel y 250.000 euros

Juzgan al conductor que dio positivo en alcohol y opiáceos tras el accidente mortal que conmovió Viveiro en octubre


viveiro

Continúa en prisión, según la Fiscalía, el conductor implicado en un accidente mortal que conmovió Viveiro a principios del pasado octubre. Será juzgado este jueves en el Penal 2 de Lugo, acusado de cuatro delitos: conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, homicidio imprudente, conducción sin permiso y omisión del deber de socorro. Se los imputa el ministerio público al presunto autor del atropello de una mujer en Magazos, tras lo cual se fugó. Cuando después de una hora fue detenido dio positivo en alcohol y opiáceos y se descubrió que tenía el permiso retirado. Por todo eso puede ser condenado a ocho años de prisión, a la pérdida definitiva del carné de conducir y a indemnizar con casi 250.000 euros al marido y a los cuatro hijos de la fallecida.

Sucedió al anochecer del 3 de octubre del año pasado. El acusado C. H. V. L. no podía conducir desde un mes antes. Por sentencia judicial le habían retirado el carné. A sus 52 años de edad, iba al volante de un todoterreno por la LU-540, en la zona viveirense, poco después de la gasolinera de Magazos, en dirección a Ourol, donde vivía. En ese momento, «en el centro de la calzada, esperando poder pasar al otro lado», se encontraba S. S. M. E., de 67 años. «En estado extremadamente grave», ingresó en el hospital de Lugo, donde falleció el día 12 de ese mes.

«Perfectamente consciente»

La Fiscalía añade en su relato que conducía después de «haber ingerido previamente bebidas alcohólicas en tal cantidad que mermaban notablemente sus facultades». Eso, según la acusación pública, «motivó que no advirtiese la presencia» de la peatona, por lo que acabó «golpeándola con la parte delantera izquierda del vehículo». Ella quedó «tirada en la calzada».

«Fue perfectamente consciente en el momento de lo que había sucedido», sostiene el ministerio público. De hecho, el conductor «llegó a realizar un cierto ademán de detenerse, puesto que accionó los frenos, pero reanudó la marcha a gran velocidad hacia su casa». Todo «sin preocuparse en absoluto por la suerte» de la atropellada, «sin saber si había otras personas que pudieran prestarle auxilio».

«Por la descripción del vehículo facilitada por algunos testigos presenciales», en una operación conjunta de la Policía Local de Viveiro y la Guardia Civil, «fue rápidamente localizado» en su casa. Había pasado poco más de una hora del accidente, el capó del todoterreno «aún estaba caliente» y el coche presentaba «evidentes daños materiales», así como «huellas de arrastre de manos en el lateral».

0,53 de alcohol a las tres horas

Según la Fiscalía, el acusado presentaba síntomas de haber consumido alcohol. Aceptó someterse a las pruebas y, casi tres horas después del accidente, dio 0,53 y 0,51 en el test de alcoholemia, así como «positivo al consumo de opiáceos».

El ministerio público considera «agravante de reincidencia» que condujese bajo la influencia del alcohol. Por ese delito, así como por los de homicidio imprudente y conducción sin permiso, pide que sea condenado a cuatro años de prisión, a seis sin carné y a que este le sea retirado para siempre. Y por el de omisión del deber de socorro solicita cuatro años de cárcel.

Al acusado y, «solidariamente», a la compañía con la que tenía asegurado su todoterreno, la Fiscalía solicita que indemnicen con 106.000 euros al viudo de la fallecida, con casi 102.000 a los dos hijos que residían con ella y con poco más de 41.00 a los dos que no convivían con ella.

Hasta 4 años de prisión al conductor que huya tras causar un accidente con muertos o heridos

José Manuel Pan
Dos guardias civiles buscan pruebas en una carretera de Abegondo, en el lugar en el que un ciclista fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga
Dos guardias civiles buscan pruebas en una carretera de Abegondo, en el lugar en el que un ciclista fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga

Hoy domingo entra en vigor la reforma del Código Penal que eleva hasta los 9 años de prisión los homicidios imprudentes por exceso de velocidad y por conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas

«La presente ley orgánica responde a una importante demanda social, ante el incremento de accidentes en los que resultan afectados peatones y ciclistas por imprudencias en la conducción de vehículos a motor». Esta es la justificación que expone el Gobierno para la reforma del Código Penal en materia de tráfico y seguridad vial que entra en vigor este domingo, 3 de marzo, y que endurece las sanciones por la comisión de los delitos de exceso de velocidad y los de conducción bajo los efectos del alcohol y de otras drogas, con resultado de muerte o de lesiones graves. El castigo máximo por ese tipo de conductas pasa de 4 a 6 años de prisión cuando se causa un mínimo de dos fallecidos o un fallecido y un lesionado muy grave cuando sea por una imprudencia grave.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Atropellar a una mujer que murió y huir puede costarle cárcel y 250.000 euros