¿Alguien lograría recuperar en 20 horas el trabajo que no hizo en 1.000?

El pleno exige por unanimidad a la Xunta que conceda más tiempo a los juzgados de Viveiro para resolver los 3.075 asuntos civiles pendientes tras cien días de huelga


Viveiro / La Voz

Veinte horas concedió la Consellería de Xustiza a los dos juzgados de Viveiro para recuperar el trabajo que no hicieron, ni cobraron, el año pasado durante casi mil horas de huelga. En ese tiempo extra apenas sacaron adelante el 10 % de las tareas atrasadas. Con la consiguiente sobrecarga laboral y los perjuicios para ciudadanos y profesionales, cerraron el año 2018 con el triple de asuntos pendientes que en el 2017. Funcionarios judiciales desvelaron «as terribles secuelas»: acumulan 3.075 asuntos civiles sin resolver, un retraso «que afecta con especial crueldade ás vítimas de violencia de xénero».

El gobierno local ha hecho suya esa denuncia y este miércoles por la noche todos los grupos políticos respaldaron por unanimidad la propuesta que planteó con carácter urgente. Viveiro emplaza a Xustiza a ofrecer a los juzgados viveirenses «as horas suficientes para lograr a recuperación do 80 % do traballo atrasado por mor da folga». Es el porcentaje comprometido por la Xunta cuando pactó con sindicatos el final del paro y anunció un plan para intentar restablecer la normalidad.

También en sintonía con los funcionarios de los juzgados, el Concello solicita a Xustiza «unha ampliación de xornada por un período mínimo de seis meses» en el juzgado viveirense número 2, el que se ocupa de los casos de violencia sobre la mujer.

Violencia machista

Aunque las demoras judiciales perjudican a la sociedad en general, las víctimas de violencia machista son susceptibles de padecerlas aún más con asuntos civiles. Dos funcionarios del juzgado viveirense de violencia sobre la mujer explican que cuando «instan o correspondente procedemento civil de divorcio para desvincularse do agresor», una retraso judicial puede dilatar la decisión sobre la «atribución do domicilio familiar, o réxime de custodia ou a pensión a favor dos menores». También influiría al acordar «o embargo do salario dos proxenitores obrigados ao pagamento da pensión cando infrinxen o seu deber, coa finalidade de asegurar a mantenza dos fillos»

Al igual que en el resto de juzgados, en los de primera instancia e instrucción de Viveiro las causas penales «non sofren atrasos significativos por tratárense de asuntos de tramitación preferente segundo a lexislación en vigor», aclaran los funcionarios.

El triple que en el 2017

Los funcionarios que critican la gestión judicial difunden el balance del año recién acabado como prueba de que en Viveiro «quedou en papel mollado» lo que definen como «un novo episodio de propaganda institucional». De los 3.075 asuntos que esperan solución en los dos juzgados viveirenses, 2.112 son ejecuciones civiles y 594 procesos contenciosos. También están pendientes de tramitar 516 escritos y hay 174 demandas sin iniciar. A esos se suman 115 casos de derecho de familia y 80 incidentes.

Estadísticas de años anteriores acreditan que la pendencia judicial del 2018 está directamente vinculada con los más de cien días de huelga que hubo a principios de ese año. Los juzgados viveirenses acabaron el 2017 con 1.130 temas civiles y penales en cartera, tras ocuparse de 3.042.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Alguien lograría recuperar en 20 horas el trabajo que no hizo en 1.000?