Tres mil asuntos civiles esperan solución en los juzgados de Viveiro

«Afecta con especial crueldade ás vítimas de violencia de xénero» un retraso derivado de 1.000 horas de huelga, que la Xunta propuso recuperar en 20


VIVEIRO/ LA VOZ

Exactamente son 3.075 los asuntos civiles pendientes de resolver que se acumulan en los dos juzgados de primera instancia e instrucción de Viveiro, del que dependen los «máis de 45.000 habitantes» de Viveiro, Foz, Burela, Cervo, Xove, O Vicedo y Ourol. Dos funcionarios hacen pública una situación que, según dicen, «afecta con especial crueldade ás vítimas de violencia de xénero», pero también a otros muchos ciudadanos. Lo atribuyen «o continuo desleixo da Xunta cos xulgados viveirenses», del que ponen un ejemplo. Por la huelga del año pasado, dejaron de trabajar y de cobrar casi 1.000 horas, que la Consellería de Xustiza propuso recuperar con «20 horas adicionais».

«As 20 horas autorizadas en Viveiro dentro do plan de actuación e recuperación do traballo por causa da folga» permitieron recuperar «menos do 10 % do traballo atrasado, moi lonxe do 80 % comprometido polo Goberno» gallego. Los funcionarios también protestan porque en los juzgados viveirenses ese programa tardó en aplicarse «case seis meses», pese a que la Xunta «pregoou que deberíase de ter posto en marcha inmediatamente despois da súa sinatura, a finais de maio».

«Terribles secuelas dunha deficiente xestión política sostida no tempo»

Consecuencia directa del paro del año pasado y de las horas otorgadas por la Xunta para «axilizar o traballo» que dejó de hacerse son «as terribles secuelas dunha deficiente xestión política sostida no tempo que se padecen agora nos dous xulgados de Viveiro». Según los empleados, la Xunta ha incumplido en Viveiro la aplicación del plan de recuperación del tiempo perdido durante la huelga, pero tampoco ha dispuesto «reforzos de persoal ou ampliacións de xornada para o Xulgado de Violencia sobre a muller de Viveiro».

Como prueba de que en Viveiro «quedou en papel mollado» lo que definen como «un novo episodio de propaganda institucional», los funcionarios que critican a la Xunta difunden la estadística judicial del año recién acabado. De los 3.075 asuntos que esperan solución en los dos juzgados viveirenses, 2.112 son ejecuciones civiles y 594 procesos contenciosos. También están pendientes de tramitar 516 escritos y hay 174 demandas sin iniciar. A esos se suman 115 casos de derecho de familia y 80 incidentes.

Los empleados judiciales aclaran que, en Viveiro y en el resto de juzgados, las causas penales «non sofren atrasos significativos por tratárense de asuntos de tramitación preferente segundo a lexislación en vigor».

David Díaz y Marco López, «en representación do Xulgado de Violencia sobre a Muller de Viveiro», ponen el acento en las consecuencias del atraso en la resolución de temas civiles para las víctimas de violencia machista. Cuando «instan o correspondente procedemento civil de divorcio para desvincularse do agresor», al juzgado le compete «resolver de xeito definitivo a atribución do domicilio familiar, establecer un réxime de custodia ou conceder unha pensión a favor dos menores». Y cuando se incumplen las sentencias, también pueden «acordar o embargo do salario dos proxenitores obrigados ao pagamento da pensión cando infrinxen o seu deber, coa finalidade de asegurar a mantenza dos fillos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Tres mil asuntos civiles esperan solución en los juzgados de Viveiro