Viveiro ayudó a «todos los atacados» por la gripe

El Ayuntamiento adoptó medidas excepcionales, sin reparar en gastos, para intentar frenar la epidemia


Si bien la epidemia de la gripe descargó con toda su fuerza sobre Viveiro en octubre de 1918, antes y después de ese trágico mes también hubo víctimas mortales por un virus que empezó en la primavera de ese año, se recrudeció en el otoño y el invierno y, como la población se fue inmunizando, perdió intensidad letal en la primavera de 1919. Una de las pruebas del gran impacto en Viveiro puede verse en el acta de la junta de concejales del 9 de octubre. Medidas profilácticas para intentar frenar la propagación de la gripe, facilitar y «admitir a todos los pobres atacados» por la enfermedad en el Hospital de la Caridad y, si fuese preciso, utilizar los terrenos del actual cementerio de Altamira para enterramientos. Otra buena prueba del temor a la epidemia es que ese 9 de octubre se suspendieron las juntas de concejales, que no se reanudarían hasta el 29 de noviembre.

«Cuantas crea necesarias»

El acta que firman trece concejales el 9 de octubre, en plena eclosión de la epidemia, dice: «Iniciada en esta población la epidemia Grippe y a fin de prever con la mayor actividad a adoptar toda clase de medidas para evitar en lo posible su propagación, esta Corporación Municipal acuerda facultar al Sr. Alcalde para que se lleven a cabo todas las que disponga la Junta Municipal de Sanidad y cuantas más crea necesarias (...), adquiriendo y empleando al efecto los materiales desinfectantes y más que estime conveniente».

Entre otras, «la apertura y construcción de alcantarillas o cañerías, limpieza, reparación y ampliación de otras, utilizando en todo lo referido el personal que juzgue necesario y con la retribución o jornal que fuere prudencial». Tal alarma social había, que no repararon en gastos: «Serán con cargo a las respectivas partidas del presupuesto en ejercicio en lo que alcanzaren y por la diferencia a consignar como crédito reconocido en el próximo presupuesto» y, en caso de que no hubiera dinero, «se utilizará el de imprevistos y en lo que faltare se consignará en el próximo presupuesto».

«Beneficiencia»

Siendo alcalde José Marqués González, con los concejales José Pérez Vigo, Miguel Sanmartín Ares, Manuel Martínez Cociña, José Mariño Carreja, Antonio López Catá, Bautista Pena González, Francisco Sierra Vázquez, Justo Sierra Vázquez, Antonio María Insua Vizoso y Balbino Martínez González, también acordaron medida de «beneficiencia: admitir en el Hospital de la Caridad a todos lo pobres atacados de la referida enfermedad grippe». Eso sí, según «lo acordado por la Junta de Sanidad», hombres y mujeres permanecieron separados en «una sala con completa separación». Y otra importante decisión: «Que se faciliten los medicamentos de beneficiencia necesarios, pudiendo autorizar las fórmulas no solo los titulares, sino los demás médicos del término municipal».

«Dadas las circunstancias del actual cementerio, si acordase la Junta de Sanidad su clausura», los concejales de Viveiro también facultaron «ampliamente al Sr. Alcalde para que disponga lo conveniente a utilizar para cementerio los terrenos que a tal fin tiene comprado el Ayuntamiento en el punto Altamira». No se olvidaron de autorizar al regidor «las obras que provisionalmente fueren necesarias para efectuar en dicho punto los enterramientos». Pagarían «con cargo a imprevistos y en lo que faltare, a consignar en el próximo presupuesto como crédito».

«Aliviar el triste estado» de los menesterosos»

Casi dos meses tardó la junta de concejales de Viveiro en volver a reunirse. Después de las medidas excepcionales que adoptó el 9 de octubre, en la siguiente sesión, el 29 de noviembre, expresó un «voto de gracias» a quienes pelearon contra la gripe. El acta cita «especialmente al Sr Alcalde D. José Marqués González, quien auxiliado del Secretario del Ayuntamiento y oficiales de Secretaría, de los guardias municipales y brigada de limpieza no ha perdonado fatiga para higienizar el pueblo, proporcionar desinfectantes y aliviar con toda clase de recursos el triste estado de las familias menesterosas».

«Estuvieron a gran altura»

La corporación se hacía «eco del juicio que han formado las personas capacitadas de este término municipal», como los vocales de la Junta Municipal de Sanidad, médicos, farmacéuticos, párrocos y presbíteros, porque durante «la invasión de la terrible enfermedad grippal que tantos estragos y víctimas ha causado (...) todos los tres funcionarios indicados estuvieron a gran altura y hasta han rivalizado en el cumplimiento de sus respectivos deberes». 

Hubo más víctimas que las de octubre

?19.12.1917.Josefa Rivera Casabella, 74 años, casada, dos hijos. Galdo.

?28.01.1918. Tomás Cervo Fernández, 78 años, labrador, viudo, cinco hijos. Valcarría.

Francisco Díaz Galdo, 68 años, viudo, seis hijos. Magazos

?30.09. 1918. Carmen Fernández Regal, 32 años, casada, con cinco hijos. Xunqueira. Amador López Rey, 7 años. Chavín. Domingo Pérez Regal, 60 años, carpintero, casado, cinco hijos. Viveiro.

?19.12.1917.Josefa Rivera Casabella, 74 años, casada, dos hijos. Galdo.

?28.01.1918. Tomás Cervo Fernández, 78 años, labrador, viudo, cinco hijos. Valcarría. Francisco Díaz Galdo, 68 años, viudo, seis hijos. Magazos

?30.09.1918. Carmen Fernández Regal, 32 años, casada, con cinco hijos. Xunqueira. Amador López Rey, 7 años. Chavín.domingo Pérez Regal, 60 años, carpintero, casado, cinco hijos. Viveiro.

?01.11.1918. Antonio Vale Fernández, 31 años, casado, cuatro hijos. Xunqueira. Cándida Eijo Orol, 22 años, soltera. Mina. Teresa Pernas Sanjurjo, 17 años. Magazos.

?02. 11. 1918. José Meitín Costa, 18 años. Xunqueira.

?04.11.1918. Jesús Quelle Cociña, 17 años, trasporta. Viveiro. Francisco Trasancos Carreira, 52 años, labrador, casado. Faro.

?05.11.1918. Francisco Méndez Lorenzo, 22 años, soltero (hijo de una fallecida el 31.10). Valcarría.

?06.11.1918. Generoso Fernández Paleo, 34 años, casado, dos hijos. Faro.

?09.11.1918. Ramón Varela Rodríguez, 15 meses. (su madre fallecería al día siguiente). Valcarría.

?10.11.1918. Remedios Rodríguez Blanco, 24 años, casada (madre del bebé que murió el día anterior). Valcarría.

?12.11.1918. Sor Obdulia Puga Rodríguez, 27 años, Hospital de la Caridad. Viveiro.

?20.11.1918. María Rufan Docal, 18 años. Covas.

?04.12.1918. Antonio Cotiñas Quelle, 33 años, sastre, soltero. Galdo.

?31.12.1918. Eugenio García Abadín, 14 años. Magazos.

?30.01.1919. Esperanza Balseiro Riveira, 13 meses. Boimente.

?18.03.1919. José Rodríguez Rey, 40 años, labrador, casado, siete hijos. Boimente.

?19.03.1919. Manuel Fernández Rubal, 49 años, labrador, casado, cuatro hijos. Chavín. María García Fernández, 57 años, soltera. Chavín.

?20.03.1919. Concepción Franco Díaz, 6 años. Galdo.

?24.03.1919. María Antonia López García, 46 años, casada, siete hijos. Valcarría.

?29.03.1919. Vicenta Seara Martínez, 82 años. Chavín. Manuela Fernández Fernández, 1 año. Celeiro.

?01.04.1919. Consuelo Fernández Aguirre, 2 año. Boimente.

?05.04.1919. Ramón Fernández Aguirre, 3 años. Galdo.

?06.04.1919. Carmen Remedios Cobas Pernas, 5 años. Galdo.

?08.04.1919. Amadora Pernas Leal, 25 años, soltera. Galdo. María Pernas Estévez, 9 años. Galdo.

?14.04.1919. Rosendo Rodríguez Fernández, 42 años, labrador, casado, tres hijos. Chavín.

?18.04.1919. Francisca Vidal Pernas, 42 años, casada, dos hijos. Landrove.

?28.04.1919. Benito Castro Rocha, 75 años, casado tras haber quedado viudo. Galdo.

?09.05.1919. Carmen Martínez Rodríguez, 5 años. Valcarría.

?25.05.1919. José Dopico Dopico, 4 años. Chavín.

Fuentes: Archivo Municipal de Viveiro, parroquia de San Juan de Covas y Registro del Juzgado de Viveiro. Elaboración propia. Gracias por la colaboración.

José Manuel Moreno es médico y miembro del Seminario de Estudos Terra de Viveiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Viveiro ayudó a «todos los atacados» por la gripe