A Mariña vivió un día de Todos los Santos sin abrigos, guantes ni paraguas

Temperaturas de veinte grados animaron los cementerios en Foz, Ribadeo o Viveiro


Viveiro / La Voz

Con los termómetros rondando los veinte grados ?según datos registrados por Meteogalicia, en las horas centrales del día en Foz, Ribadeo y Mondoñedo se alcanzaron los 21, y en Viveiro los 19,8?, el bochorno y las temperaturas casi veraniegas marcaron la jornada de Todos los Santos en la comarca mariñana. Cientos de personas se desplazaron a los cementerios para depositar flores y visitar las tumbas y los nichos en los que reposan los restos de sus seres queridos. La afluencia fue constante en camposantos como el viejo y el nuevo de Burela, donde ya a primera hora de la mañana había gente colocando los últimos centros, encendiendo velas o dando los últimos retoques de limpieza. Otro tanto ocurrió en el cementerio municipal de Viveiro. Cumpliendo con la tradición, la mayor parte de las sepulturas fueron adornadas con ramos y jardineras de flores frescas la víspera o incluso el fin de semana pasado, pero para última hora quedaron los detalles.

Cementerios más pequeños, como el de Galdo, el de Bravos (Ourol) o el de A Rigueira (Xove) vivieron la jornada más ajetreada del año con decenas de visitantes. Sin viento, sin frío y sobre todo sin lluvia, las flores lucieron en todo su esplendor para animar la que antaño era considerada una de las fechas más tristes y nostálgicas del año. «El cambio climático está cambiando hasta eso. Es increíble que tal día como hoy estemos sin abrigos, guantes y paraguas», comentaba una mujer de mediana edad a media mañana en Viveiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A Mariña vivió un día de Todos los Santos sin abrigos, guantes ni paraguas