Digna de ver, habrá colas


La Virgen guapa que pintó David Catá en un cielo con perseidas (las estrellas fugaces que inspiran sueños) dará que hablar, es digna de ver y admirar y habrá colas, seguro, en la iglesia de Vieiro (que por algo está en el «Paraíso»). Este joven y premiado autor viveirense, atrevido, fresco y con talento, que siempre busca estar en vanguardia, finalizó el mural para el templo de Vieiro.

Un nuevo reto para David del que, naturalmente, sale airoso, pues talento le sobra y supo optar por la naturalidad, humanizar a la Virgen y dar una visión completamente creíble, natural, del cielo en una noche especial -por las perseidas-, estrellada.

Nuestra más sincera enhorabuena a este joven creador, que tanto se enfrenta a una performance atrevida, arriesgada, tratando siempre de innovar, como a una partitura de extrema delicadeza y sensibilidad, y a la vez moderna y fresca, o a un mural para una iglesia. Y siempre a un gran nivel, porque esa es su altura. No se pierdan este mural: no sabrán por un momento si están mirando la cúpula de una iglesia o el planetario de la Casa de las Ciencias.

Eso es el talento. Despertar emociones.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

Digna de ver, habrá colas