Feijoo dice que el gasoducto de A Mariña favorece una «estancia tranquila» a Alcoa

Mar G. Balseiro VIVEIRO

VIVEIRO

Pepa Losada

La planta de alumina de San Cibrao será la principal consumidora de gas, y unos 55.000 mariñanos como potenciales usuarios

09 feb 2015 . Actualizado a las 17:03 h.

La planta de alumina de San Cibrao será la principal consumidora del gas que se suministra ya a través del nuevo gasoducto de A Mariña que esta mañana inauguraron los presidentes de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, en un acto celebrado en la estación de medida número 7 de Cervo, y al que asistió la presidenta de Alcoa España, Rosa García, entre otros cargos. El gasoducto tiene una longitud de 65 kilómetros, discurre por siete municipios costeros desde Ribadeo a Viveiro y tendrá además a unos 55.000 mariñanos como potenciales usuarios. Con una inversión de 30 millones de euros y una ejecución en el «tiempo récord» de 11 meses, el gasoducto «mejora la calidad de vida de los mariñanos, y el ahorro y la competitividad favoreciendo la estancia tranquila de Alcoa», aseguró en su intervención Feijoo. El gasoducto permite «poñer A Mariña no mapa do gas de Europa», señaló, aportando «beneficios económicos, energéticos y medioambientales». Un proyecto de país. Así consideró la ejecución del gasoducto el presidente de Gas Natural Fenosa, porque contribuirá al desarrollo económico de la autonomía al mismo tiempo que «ampliará el acceso de los gallegos a una energía eficiente y sostenible». Por su parte, Rosa García también recordó que Alcoa ha invertido 25 millones de dólares en adaptar sus instalaciones para recibir el gas, que permitirá a la fábrica mariñana mejorar su capacidad de competir globalmente, pero también reducir en un 30 por ciento los gases invernadero de CO2 y eliminar las de SO2.