La Xunta suprime la unidad de infantil del colegio de Trabada al no conseguir finalmente un mínimo de alumnos

Lo anunció esta mañana el delegado territorial, indicando que los treinta escolares matriculados se repartirán en dos aulas de primaria

La familia de Guadalajara seleccionada, con tres menores, que se instaló en Sante
La familia de Guadalajara seleccionada, con tres menores, que se instaló en Sante

TRABADA / LA VOZ

No pudo ser. Pese a los intentos del Concello de Trabada (1.121 habitantes), que para poder salvar el aula de Infantil ofreció casa gratis a las familias interesadas, la Consellería de Educación dejó sin efecto la habilitación de esa unidad en el CEIP Plurilingüe Celso Currás al contabilizarse a estas alturas de curso cuatro alumnos matriculados en esa unidad, cuando la cifra mínima para mantenerla es de seis. La decisión de la consellería la comunicó este lunes el delegado territorial José Manuel Balseiro, quien avanzó que los 36 alumnos del colegio quedarán agrupados en dos aulas de primaria.

En lugar de un equipo directivo, al frente del centro estará una coordinadora (a efectos jurídicos y retributivos) pero, según la Xunta, el colegio mantendrá comedor y transporte, y la decisión no obligará a variar la plantilla de profesorado. Se mantendrá un docente de infantil, otro de audición y lenguaje, un profesor de música, un docente de educación física y otro de inglés. Balseiro afirmó que una decisión diferente supondría un agravio con respecto a centros de Samos, O Courel o Navia.

Con la resolución de Educación se cierra un capítulo, pero no concluye el libro. En la vía administrativa cabe recurso de alzada contra la decisión de la Xunta. Pero, ¿qué opinarán las familias de los escolares y qué medidas adoptarán? Este asunto fue uno de los temas abordados por la comunidad educativa en una reunión celebrada ayer. En el Concello, donde llevan cuatro meses volcados con esta causa, la decisión ha caído como un jarro de agua fría. «Intentamos converter un problema nunha oportunidade e en parte, conseguímolo, logrando dous alumnos máis para Educación Infantil e unha alumna máis para Primaria», explica la regidora socialista Mayra García, en referencia a la familia procedente de Guadalajara que se instaló en la parroquia de Sante. Con otras dos familias (de Senegal y de Ferrol) no hubo la misma suerte, ya que renunciaron, y otras muchas que contactaron con el Concello no cumplían el requisito principal: tener hijos de entre tres y seis años.

«Sen ter competencias en educación, puxémoslle a mellor vontade posible e puxemos a disposición das familias interesadas vivendas que tiña o Concello. Evidentemente non conseguimos o obxectivo que nos marcabamos ao 100 % pero, como todo na vida, ás veces cúmprense os obxectivos e outras veces non. Non obstante, a valoración é positiva polo traballo feito», reflexiona la alcaldesa, de 31 años: «Intentar frear a despoboación non é algo que poidamos conseguir en solitario desde o noso Concello».

La regidora: «Frear a despoboación non é algo que poidamos conseguir en solitario»

Fue el 1 de agosto cuando el inspector del centro informó del aumento de dos a seis alumnos matriculados en Infantil a 31 de julio, lo que le llevó a proponer habilitar una unidad de Infantil. El 13 de septiembre la Jefatura Territorial de Educación remitió un escrito en el que la dirección del colegio informaba de la «previsible baixa por traslado de domicilio de dous alumnos matriculados na etapa de Infantil».

Mientras la regidora ya avanza que no tira la toalla, el delegado aboga por hacer «algo atractivo no Concello» para que niños de Trabada que estudian en centros de concellos limítrofes, como Ribadeo o Vegadeo, se matriculen en el CEIP Celso Currás.

Los nuevos vecinos que han logrado salvar el colegio de Trabada: «Para nosotros comienza una nueva vida»

JOSÉ ALONSO
;
«Al llegar ahora a Trabada, para nosotros comienza una nueva vida» Dos familias de Guadalajara y Ferrol se trasladan para matricular a sus hijos a cambio de casa y empleo

Dos familias de Guadalajara y Ferrol se trasladan para matricular a sus hijos a cambio de casa y empleo en ese concello de A Mariña, que así mantiene su centro escolar

En la que va a ser la sala de estar de su nueva casa, en el segundo piso de la escuela de Sante, una aldea del concello lucense de Trabada (1.121 habitantes), Juan Gustavo descansa al fin unos instantes. En las otras habitaciones sus hijos, sin tiempo aún para quitarse los anoraks, curiosean por las estancias con los ojos muy abiertos, descubriendo las camas a estrenar y los colchones empaquetados. En el recibidor del piso se apilan apenas cuatro maletas y tres bolsones de arpillera de plástico, el exiguo equipaje que trae esta familia para iniciar su nueva vida y el frío testimonio de todo lo que queda atrás. Juan Gustavo e Iled Ingaborg conforman una de las parejas seleccionadas por el Concello de Trabada para matricular a sus hijos en el colegio local a cambio de casa gratis y un empleo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Xunta suprime la unidad de infantil del colegio de Trabada al no conseguir finalmente un mínimo de alumnos