Las comarcas hermanas de A Mariña y el Occidente asturiano vuelven a unirse

María Cuadrado Fernández
M. CUADRADO RIBADEO / LA VOZ

RIBADEO

Ribadeo, donde este domingo el comercio está abierto, comienza a recibir a sus vecinos después de casi seis meses

09 may 2021 . Actualizado a las 15:23 h.

Cae la frontera sanitaria establecida por el covid-19 y Ribadeo va recuperando poco a poco el bullicio habitual de una mañana de domingo, que hoy se presenta con intervalos de lluvia. Ya sin estado de alarma ni cierre perimetral ni controles de tráfico, la Porta Norte de Galicia recibe a sus vecinos del Occidente asturiano en sus calles, en su hostelería y en su comercio que, como es tradicional en este último, abre todos los domingos en horario de mañana.

El 9 de mayo se esperaba desde hace tiempo. Se recupera la unión natural de dos comarcas hermanas, los reencuentros entre familias de ambas orillas del Eo y también hay grandes expectativas puestas por las repercusiones económicas, ya que según la patronal Acisa, en torno al 60 % de la clientela tradicional de Ribadeo procede de la región vecina.

Pepa Losada

Pero la apertura no solo se notará en Ribadeo, sino en cada uno de los ayuntamientos fronterizos, gallegos o asturianos, como Castropol, Vegadeo, Trabada, San Tirso de Abres, A Pontenova o Taramundi. 

Al margen de la conexión Galicia-Asturias, los efectos de la apertura de fronteras entre regiones también se esperan ver en las próximas horas en otros puntos de la comarca de A Mariña, como Foz o Barreiros, con un importante número de segundas residencias, propiedad de ciudadanos de Madrid, País Vasco o Castilla León, entre otras regiones. En circunstancias normales, es habitual que muchos de ellos se trasladaran ya desde Semana Santa para disfrutar de la primavera y el verano en sus viviendas vacacionales.

Desde la pasada medianoche se recupera la movilidad entre Galicia y Asturias, con lo cual en el puente de Los Santos no habrá más controles por el cierre perimetral, como este, en una foto de archivo

Arriba la frontera con Galicia: «No veíamos el día de juntarnos de nuevo»

JOSÉ ALONSO

Llegó el día. La frontera entre Asturias y Galicia, cerrada por las restricciones del covid-19 desde finales del mes de octubre, hace ya más de seis meses, se levantó la pasada medianoche. De nuevo se puede circular con libertad entre A Mariña y el Occidente asturiano, lo que se celebra por todo lo alto principalmente en los municipios fronterizos: Ribadeo, CastropolVegadeoTrabadaA Pontenova, San Tirso o Taramundi. Vuelven los reencuentros familiares sin cortapisas y se estrechan de nuevo los lazos económicos, un aspecto fundamental para ayuntamientos como Ribadeo, con un marcado carácter comercial y donde se estima que el 60 % de la clientela tradicional procede del Principado.

Seguir leyendo