La Quincena del Mar, un reclamo más para visitar Ribadeo al abrirse la frontera

LA VOZ RIBADEO / LA VOZ

RIBADEO

Los cuatro restaurantes del puerto ribadense se unen desde hoy en estas jornadas gastronómicas para poner en valor el producto de proximidad

08 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Quincena do Mar de Ribadeo, las jornadas gastronómicas en las que participan los cuatro restaurantes del puerto ribadense de Porcillán, y que hoy comienzan, se convierten en un aliciente más para visitar Ribadeo con el levantamiento del cierre perimetral, en la madrugada del sábado al domingo.

Se trata de la octava edición, tras el paréntesis obligado por la pandemia, y en esta ocasión cuentan con el apoyo de la Xunta. Participan La Solana, San Miguel, el Náutico y el Mariñeiro, cuatro de las principales referencias hosteleras de Ribadeo que vuelven a unirse, un año más, en un momento especialmente simbólico por lo que supone de relanzamiento de la hostelería -desde mañana se pueden servir cenas hasta la una de la madrugada- para afrontar la temporada estival.

Fue José Blanco, el chef de La Solana, quien ejerció de maestro de ceremonias en la presentación, ayer por la tarde en el puerto deportivo, con una nutrida presencia de autoridades: «Queremos poner en valor la calidad, variedad y riqueza de nuestros productos del mar de proximidad, productos con los que trabajamos en nuestros restaurantes en el día a día», declaró el chef de La Solana.

«Los locales que participamos en estas jornadas presentaremos diferentes propuestas culinarias, tanto de tapas como platos y sobremesas, donde los productos del mar serán los grandes protagonistas», añadió José Blanco, quien destacó la unión de los cuatro restaurantes del puerto de Porcillán «con el fin de que los ribadenses y los visitantes puedan gozar de un entorno único y a la vez saborear el auténtico sabor del mar». La cita es, desde hoy, hasta el día 23.

Agradecimiento de Acisa «a quien nos ha mantenido vivos»

Al fin comienza a verse la luz al final del túnel y el levantamiento del cierre perimetral de Asturias y Galicia, en la medianoche de este sábado al domingo, contribuye a ello. Desde la asociación de comerciantes de Ribadeo (Acisa) se valora de forma muy positiva la flexibilización de las restricciones y se agradece la fidelidad de la clientela con el comercio y la hostelería de Ribadeo en estos meses tan duros.

«Es una noticia que esperábamos con gran ansia. El 60 % de nuestra clientela proviene de Asturias, durante la semana son muchos los vecinos del Occidente que viene a comprar, a tomar algo, a ver sus amigos, familiares… y los fines de semana eso se nota mucho más. Oviedo, Gijón y Avilés están a una hora de aquí, lo que hace que puedan venir familias enteras por la mañana, den un paseo, hagan compras, tomen algo en una terraza, coman y vuelvan, o incluso que disfruten de su segunda residencia durante todo el fin de semana», manifestó el presidente de Acisa, Francisco Iriarte.

«Ahora toca disfrutar de nuestra gastronomía y de nuestro comercio. Queremos animar a la gente a venir, pero toca ser prudentes para no dar pasos atrás, hay que seguir cumpliendo las normas y mantener el sentidiño que tuvimos todos estos meses, tanto vecinos como visitantes».

Mientras, el gerente de la patronal ribadense, Jesús Pérez, declaró: «Debemos de ser agradecidos con quienes en estos meses nos han mantenido vivos económicamente: los vecinos y vecinas de Ribadeo, de la Mariña y del resto de Galicia. De no haber sido por su fidelidad, no hubiéramos sobrevivido y muchos negocios que hoy siguen abiertos, con dificultades, pero abiertos, no habrían llegado a ver la reapertura de las fronteras».

Con un marcado optimismo, Iriarte y Pérez, lanzan un mensaje de bienvenida a toda la gente procedente de Asturias, Cantabria, País Vasco, Madrid... y los peregrinos que previsiblemente comenzarán a prodigarse por el Camino Norte, esperando que todos ellos contribuyan, como factor esencial, «a que Ribadeo siga siendo el referente turístico, gastronómico y comercial de la comarca, todos volveréis a hacer un Ribadeo con mayúsculas».