En 1892 se proyectaban en Ribadeo veintidós bodas de indianos con jóvenes de la villa

Lo destacó La Voz de Galicia el 22 de octubre de 1892 en la noticia «A casarse tocan», pero sin dar nombres concretos

Portada de Eco de Galicia de 1921: en la imagen, Clenita L. Villar, cubana; Candita Soto, gallega; Carmen López, argentina.
Portada de Eco de Galicia de 1921: en la imagen, Clenita L. Villar, cubana; Candita Soto, gallega; Carmen López, argentina.

A finales del siglo XIX, la vida en Galicia era en blanco y negro. El regreso de los primeros indianos enriquecidos hizo soñar con que otra forma de vivir era posible, que había un mundo en tecnicolor. Los retornados compraban tierras y bienes, prestaban dinero, construían chalets, invertían, vivían de rentas… Muchos creyeron que en Cuba no había pobres, que la moneda no era de cobre y que el oro corría como el río. Esa fascinación, ese deslumbramiento, produjo en muchos deseos de emigrar o de emparentar con emigrantes. Así lo destacaba La Voz de Galicia el 22 de octubre de 1892: en Ribadeo se proyectaban «veintitantas» bodas con indianos por medio.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

En 1892 se proyectaban en Ribadeo veintidós bodas de indianos con jóvenes de la villa