Promueven en Ribadeo un innovador campamento turístico con 12 bungalós

josé alonso S. C. RIBADEO / LA VOZ

RIBADEO

JOSÉ ALONSO

Mari Carmen López, titular del negocio, denuncia que está siendo discriminada por el Concello

10 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Mari Carmen López López es una mujer emprendedora residente en A Madanela, en el rural de Ribadeo, que en 2007 puso en marcha Casa Benito, un establecimiento de turismo rural con cuatro apartamentos. No se paró ahí. Poco después abrió una vivienda vacacional y más adelante, hace tres años, una vivienda turística. Y en ello sigue. Ahora promueve un novedoso campamento turístico con 13 bungalós, para el que recibió licencia el año pasado pero que tiene paralizado hasta que se normalice la situación de la pandemia. Todo lo acomete con fondos propios, sin ayudas de la Administración, y su idea es comenzar por una primera fase, con una inversión estimada entre 250.000 y 300.000 euros, para iniciar el campamento, que tendría cinco bungalós, uno de ellos de recepción. Para más adelante quedarían las otras dos fases, para construir ocho bungalós más.

El campamento se plantea como una novedad en A Mariña, porque en las edificaciones se usará el sistema SATE alemán de aislamiento exterior térmico.

Pero frente a la iniciativa que muestra, Mari Carmen López denuncia que está siendo discriminada por el Concello de Ribadeo -al menos así se siente- y critica que no le preste ninguna colaboración con las demandas que plantea, cosas muy sencillas que beneficiarían a todo el pueblo como son rebachear el acceso y mejorar un tramo de 500 metros, instalar contenedores de recogida de vidrio y papel y también un punto de luz.

La empresaria se muestra muy crítica con el alcalde, Fernando Suárez, con quien se reunió en una ocasión en un episodio del que guarda muy mal recuerdo: «Díxome que non se ía facer nada. Eu non quero saber nada de política. Eme igual un partido que outro, pero cando lle dixen que se el non tiña recursos para facer o que lle pedía, se os conseguía eu por outras vías estaría de acordo, perdeu as formas», dice.

«Non vexo ningunha intención de colaborar. Pedín un contenedor de cartón e outro de vidro, pero non no lo poñen porque hai alguén que se opón. Hai de orgánico e plástico, pero a xente que vén das cidades quere reciclar, coma moitos veciños, e aquí non ten onde. Por iso pido que cando faga o campamento me instalen tamén contenedores, por onde pasa o camión de recollida de lixo, e unha luz pública. A un negocio da miña competencia, aínda sen abrir, púxolle cinco luces, e paréceme ben. Pero si el ten dereito, eu tamén», añade.

Dice Mari Carmen López que Vicente Castro, concejal en el pasado mandato, sí les ayudó alquitranando el acceso, pero ahora, años después, presenta un estado lamentable. Comenta que tiene clientes que cuelgan comentarios en Internet quejándose de ello: «E teñen razón, porque desfás o coche, tes que ir esquivando nas fochancas. Na Lomba pasa igual, os veciños están doentes e teñen razón».

«Véxome discriminada por ser muller, porque estou investindo no rural e non vexo ningunha colaboración. Pido solo 500 metros de asfaltado, para dar servizo a todos os veciños, pero no Concello non fan caso, e non se entende. Son muller, e dende o Concello, tanto que falan de igualdade... xa se ve», añade.

Insiste la empresaria en que sus demandas no son exageradas y que son compartidas por vecinos y la asociación vecinal, y se muestra muy crítica también con otros departamentos del Concello: «Teño catro maiores ó meu cargo e tiven un percance con meu pai que quedou parapléxico. Fun a asuntos sociais e non atopei ningunha axuda. Tanto que chufan da residencia... que temos? Nada. Déronme unha lista de teléfonos para que mirara de atopar unha muller á que contratar».