Ribadeo pide civismo a los clientes: «Los hosteleros no son policías»

Acisa dice que se están dando problemas en muchos concellos por no cumplir las normas


ribadeo / la voz

«Otras asociaciones de comerciantes han tomado la decisión de estar calladas, pero nosotros lo decimos, alto y claro, porque entendemos que es mejor prevenir que curar. Hay hosteleros que están teniendo problemas con clientes que no respetan las normas, cuando les piden que no se fume en las terrazas o que se pongan la mascarilla, o cuando no permiten entrar a más gente por tener los aforos completos. Se dieron muchos casos el primer fin de semana y el pasado también, aunque menos. Y si decirlo nos supone un desgaste, como asociación lo asumiremos». Así de rotundo se pronuncia Jesús Pérez, gerente de la asociación de comerciantes de Ribadeo (Acisa), sobre las discusiones que en las dos últimas semanas han tenido hosteleros con clientes que no cumplen las normas.

Ciertamente la patronal ribadense a veces no encaja dentro de lo considerado políticamente correcto. No lo hizo a principios de mes cuando emitió un comunicado dirigido a toda la hostelería, asociada o no, «lamentando y teniendo que llamar la atención por el elevado número de incumplimientos de la nueva normativa vigente». Ni tampoco cuando días después puso el foco en la clientela, con la campaña «Non me comprometas», con carteles para colocar en los establecimientos hosteleros con el mensaje «Eu non son policía, por favor cumpre as normas».

Esta semana ha vuelto a insistir en los problemas que están teniendo los hosteleros, «que han hecho un esfuerzo titánico para cumplir», dice Jesús Pérez.

«Nos siguen llegando quejas sobre el incumplimiento de las normas por una parte de la ciudadanía. Sabemos que todos estamos cansados, lo de fatiga pandémica, pero más la sufren quienes están intentando trabajar sin que muchas veces se lo permitan y los que están al pie del cañón, como son los hosteleros. Nos dicen que tienen que estar vigilando que los clientes que están en las terrazas no estén fumando y que lleven la mascarilla puesta. En esos casos, además del riesgo de contagios, si pasa un coche de la Guardia Civil o de la policía, o un inspector de paisano, tendrán que hacer su trabajo y denunciar, con la consecuencia para el cliente y el hostelero», explicó Jesús Pérez.

Desde Acisa se echa en falta una mayor pedagogía por parte de las administraciones de las consecuencias de incumplir las normas: «Tenemos que ser nosotros, una asociación de comerciantes, quienes adviertan de las posibles multas y del riesgo del cierre del local. Y no es nada fácil, porque por un lado estamos animando a la gente a salir y a consumir, nosotros por ejemplo con la campaña Somos de bares, pero por el otro les pedimos que no se excedan. Nuestra tarea no debería ser concienciar a la ciudadanía, pero como nadie lo hace, no queda otra».

Dice Jesús Pérez que ese problema no es solo de Ribadeo: «Me comentan de casos en muchos otros concellos, pero no se dice tan claro. Y nos estamos jugando mucho. No hablamos de llegar bien a Semana Santa, sino al verano».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ribadeo pide civismo a los clientes: «Los hosteleros no son policías»