¿Necesita Ribadeo un plan especial del Concello para salvar su hostelería?

José Francisco Alonso Quelle
josé alonso RIBADEO / LA VOZ

RIBADEO

Frente a las propuestas de Acisa y el PP, el alcalde recela de las ayudas directas

09 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La hostelería, uno de los sectores más castigados por la pandemia, tiene un peso muy importante en un concello eminentemente turístico como es Ribadeo. El cierre de Asturias y las declaraciones del presidente del Principado, Adrián Barbón, anunciando que se prolongará al menos hasta mayo, es la puntilla cuando de la comunidad asturiana provienen gran parte de los clientes de Ribadeo, de la hostelería y del comercio en general. Con este panorama cada vez son más los que miran hacia el Concello demandando más ayudas, incluso directas, a modo de otros ayuntamientos como Viveiro (850 euros para microempresas, pequeñas empresas y autónomos).

Acisa, la asociación de comerciantes de Ribadeo, ha enviado una carta al alcalde, Fernando Suárez, en la que le reclama una solución definitiva para las terrazas. El Concello ya avanzó que este año no se cobrarán las tasas, pero quedan por ver cuestiones como si se consolidará el espacio que se ha permitido ampliarlas, si se pondrán tarimas o si se unificará el diseño.

«Solicitamos también la exención de tasas para la hostelería en este tiempo de máxima restricción del sector, así como para aquellos locales que llevan meses o años cerrados y sin actividad y a los que se les sigue cobrando. Demandamos una reducción especial del IBI, al menos a la hotelería, ya que sus recibos son muy cuantiosos», señaló el presidente de Acisa, Francisco Iriarte. La patronal también se ofrece a colaborar en una campaña de concienciación de la limpieza viaria, al hilo de la nueva ordenanza reguladora; reclama que se amplíe la ayuda que le da el Concello y apuesta por repetir la campaña de las panchas (la moneda virtual local).

Además de Acisa, el PP de Ribadeo también confirmó ayer que presentará una moción instando al Concello a poner en marcha un plan especial de ayudas al tejido económico local, singularmente la hostelería. En una reunión celebrada anoche se ultimó el contenido de la moción, con la que volverán a insistir en el Plan Reactiva que ya fue rechazado en dos ocasiones por el BNG.

El portavoz del PP, Daniel Vega, manifestó: «Algunhas das liñas básicas serán a eliminación temporal de impostos na e negocios que están pechados; a eliminación do IBI, e un plan de axudas directas, que si se fixo en Viveiro, O Vicedo ou Riotorto, non entendemos por que non se pode facer en Ribadeo. É un plan que fai falla para rescatar ós sectores máis vulnerables e prexudicados pola crises, sen ideoloxía nin partidismos, buscando o consenso que levamos pedindo dende o principio».

Frente a estas opiniones, el Concello no habla de un plan específico, sino de continuar con su política de articular medidas en cuanto surge la oportunidad. El alcalde, Fernando Suárez, recuerda por ejemplo los 67.249 euros que el Concello invirtió en la campaña de las panchas (la moneda local) o los más de 20.000 euros que deja de ingresar el Ayuntamiento cada año con la exención de las tasas por las terrazas. Del IBI, sostiene que es un impuesto estatal y que el Concello no puede eximir del pago en tanto el Estado no lo autorice. Y, como se hizo en el anterior cierre obligatorio, se está articulando la fórmula para que los hosteleros dejen de pagar ahora por el agua y por la recogida de la basura.

A lo que se opone Suárez es a dar ayudas nominales directas: «Cando investimos nunha acción ou cando renunciamos a cobrar, xa son dalgún xeito axudas directas. E neso estamos. O noso plan é constante, con accións continuadas, aínda que non saiamos nos medios, como fan outros concellos falando de plans que poden soar máis rimbombantes. Agora estamos mirando de cando sacar outra vez as panchas».

Por otro lado, la junta directiva de Acisa se reunió para analizar cómo afrontar los próximos meses. Además de acordar cancelar la gala anual, se acordó no promover ni colaborar con el Carnaval por la situación derivada de la pandemia. Además, la campaña de Semana Santa dependerá de si se levantan los cierres perimetrales, algo improbable en estos momentos.

Así las cosas, Acisa centrará su actividad en revitalizar el Centro Comercial Aberto y en aprovechar el potencial de Ribadeo como puerta del Camino Norte en Galicia.