Sin noticias de los peregrinos

El Camino Norte languidece ahora lastrado por el cierre de Asturias y Galicia; en los albergues la presencia de caminantes ha sido testimonial desde octubre

Foto de archivo de peregrinos a su paso por Mondoñedo
Foto de archivo de peregrinos a su paso por Mondoñedo

ribadeo / la voz

Consultar la web de la Oficina del Peregrino, en Santiago, permite tener una imagen fiel de la irrelevancia a la que ha sumido el covid al Camino de Santiago. El primer pantallazo es esclarecedor: «Esta mañana llegaron 0 peregrinos». El inicio del Año Xacobeo (prolongado por decreto de la Penitenciaría Apostólica también al 2022), debería haber supuesto el pistoletazo de salida de una masiva afluencia de caminantes. Pero la realidad es otra. Ninguna ruta, ni desde la preponderante del Camino Francés a las menores, tienen presencia de peregrinos. Y la comarca de A Mariña, por donde discurre el Camino Norte, como no podía ser de otro modo, también sufre esta circunstancia, con las consecuentes repercusiones económicas negativas en localidades como Ribadeo, Lourenzá o Mondoñedo, donde hay buen número de albergues privados, que con los hostales y hoteles, en 2019 (el último año con las estadísticas cerradas en la Oficina del Peregrino) acogieron a miles de peregrinos.

En concreto, en 2019 llegaron a Santiago por el Camino Norte 19.019 peregrinos. En el último año santo, en 2010, lo hicieron 17.854. Y muchos de ellos, probablemente una gran la mayoría, pasaron por A Mariña.

«O ano pasado foi fatal. Agosto ben, pero antes coa pandemia, e a partir de setembro, nada de nada. De pena», comenta el propietario de uno de los albergues de peregrinos de Ribadeo. En el concello ribadense hay cuatro (tres en el casco urbano y uno en Vilela) y en ninguno de ellos se tiene constancia del paso de peregrinos este año. El último que pidió una plaza de alojamiento en estas instalaciones lo hizo en torno a Nochebuena. Eligió Ribadeo para iniciar su ruta hasta Compostela. Porque ese es otro de los problemas añadidos: el cierre desde el 28 de octubre de Asturias, con lo que teóricamente desde entonces está prohibido el paso de peregrinos procedentes de la comunidad vecina. Para Ribadeo, la única opción de acoger caminantes era que iniciasen la ruta desde el propio Ribadeo.

Y ahora, ni eso, a no ser que el caminante sea gallego, dado el cierre perimetral decretado también por la Xunta de Galicia durante el mes de enero.

Con todo, de cuando en vez aún se ve a algún caminante. Hace algo más de una semana, iniciado el año, un peregrino inglés selló su credencial en el albergue de A Pena. Iba de paso y no pidió alojarse. También en A Curva, en Villamartín Grande (Barreiros), dicen haber visto pasar días después a otro peregrino. Son casos anecdóticos, con cuentagotas.

Los propietarios de albergues y los dueños de hoteles y hostales que durante años acogieron a miles de caminantes, ahora se resignan al ver que todo está en contra. La pandemia impone su tiranía y habrá que esperar tiempos mejores para volver a ver un flujo de peregrinos por A Mariña.

Además, en estos últimos años el Camino Norte, lejos de adquirir mayor preponderancia, poco a poco ha ido perdiendo peso e influencia, de modo que ha pasado de la tercera a la cuarta ruta más frecuentada, tras el Camino Francés, el Camino Portugués y el Camino Portugués de la Costa.

Ribadeo, sin proyección

Otro déficit que presenta está en Ribadeo, que por su ubicación estratégica en la frontera de Galicia debería proyectarse como punto de partida de los caminantes. Sin embargo, la realidad es otra. No figura ni entre los 20 primeros lugares de donde salen más peregrinos, lista que lidera Sarria, con 96.124 que iniciaron el camino en 2019; seguida de Sant Jean de Piet de Port, con 33.197 caminantes; Oporto, con 27.924; Tui, con 22.814, y Ferrol, con 15.097. En el puesto 20 de la lista está Triacastela, con 2.637. De Ribadeo, ninguna referencia.

En este sentido, cabe destacar el trabajo que está realizando el Concello de Ribadeo con sus escuelas taller para potenciar aspectos del Camino Norte, pero se trata de un trabajo a nivel local, mientras Ribadeo carece de una estrategia promocional que lo proyecte ante los futuros peregrinos como posible punto de partida, singularmente en las guías más usadas.

Por otro lado, Ribadeo carece en la actualidad de un albergue municipal. El de O Cargadeiro, una obra de cuando gobernaba el Partido Popular, se encuentra cerrado. Su deterioro es tal que parece ser que el Concello no se plantea volver a abrirlo. Al respecto, el grupo municipal del PP de Ribadeo tiene intención de presentar una iniciativa para instar a la Xunta y al Concello a colaborar para acondicionarlo de nuevo. Dice el portavoz municipal del PP y diputado autonómico, Daniel Vega, que hay disposición de la Xunta a financiar la obra.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Sin noticias de los peregrinos