«Llegué a Ribadeo el 4 de julio, y el 5 fue confinada A Mariña, no lo podía creer»

Ángel Alda, jubilado madrileño y asiduo veraneante de la zona, presenta este viernes en la Casa das Letras el libro «Diario de un confinado en Olavide»


ribadeo / la voz

«Con el confinamiento me ponía los pelos de punta pensar en cómo es posible que, de repente, sin comerlo ni beberlo, uno se encuentre en esta situación sin que nadie explique nada con la cantidad de científicos que tenemos. Me hacía las mismas preguntas que cualquier ciudadano cuando empecé a escribir el diario». Durante el tiempo que duró el estado de alarma, Ángel Alda (Madrid, 1951), pensó, investigó, se interrogó y reflexionó mucho sobre la pandemia. Fruto de aquella labor ve la luz «Diario de un confinado en Olavide», el libro que este viernes, 4 de agosto, será presentado en la Casa das Letras de Ribadeo, a las 20.30 horas. En la localidad mariñana veranea desde hace más de 30 años este jubilado del sector de la comunicación y el desarrollo corporativo, especialista además en gestión de crisis. Y a ella llegó justo antes de que 14 municipios de la comarca fuesen aislados de nuevo por los brotes de Xove y Burela.

-Pasó del confinamiento de Madrid, que debió ser durísimo, al de A Mariña...

-Tenemos casa en Ribadeo, y esto es, más que mi segunda residencia, mi segunda casa, mi segunda patria. No tengo ningún problema, entiendo muy bien el gallego.... La ilusión de todo mi confinamiento era venir aquí a Ribadeo a pasar el verano como venimos haciendo mi mujer y yo desde hace muchísimos años. Y resulta que llegamos el 4 de julio y el 5 se declara el confinamiento en A Mariña. Imagínate la sensación de pensar: ‘Pero bueno, ¿esto qué es? Vengo al sitio más tranquilo del mundo y resulta que salgo de una y me meto en otra’.

-¿Cómo se sintió entonces?

-En Ribadeo cuando nos cortan el puente con Asturias estamos como si nos hubieran cortado un brazo. Es una zona en la que Galicia y Asturias se confunden, es una comarca que prácticamente vive de lo mismo, la gente se relaciona... Los cortes territoriales afectan a las comarcas fronterizas de una manera innecesaria, muy negativa y poco útil. Es un tema que las administraciones tendrán que mirar de cara al futuro. Y esa situación me fastidiaba muchísimo, así que decidí seguir escribiendo. Fueron unas diez entradas a un diario, que ya no hubo forma de meter al libro que me había propuesto escribir un editor que había visto el diario a lo largo de su publicación en el diario digital Somos Chamberí. Con lo cual, aquí en Ribadeo será una separata que he editado personalmente y que se dará a todos los que vayan a la presentación.

-¿Qué puede encontrar el lector en su libro, que además está prologado por la anterior alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena?

-Cada día era una visión dedicada a un aspecto que me podía llamar la atención. Lo que más dolor me causaba era la desgracia de las residencias de la tercera edad, el problema del desempleo, del cierre industrial y empresarial, de los problemas que imaginaba que iban a surgir en el futuro. También me interesé por cómo habían sido en el pasado estas epidemias y descubrí que hay una riqueza documental tremenda sobre ellas en la Edad Media, en la Edad Moderna... Uno se da cuenta de que las pautas de respuesta son universales a lo largo de la historia.

-¿Qué mensaje le gustaría trasladar a los lectores?

-Creo que en estos momentos es muy importante que tengamos conciencia de que hemos pasado posiblemente la etapa más dura, la etapa en que no estábamos preparados, la etapa en la que todo estaba por aprender, en la que más sacrificios hemos hecho, y por lo tanto, que no destrocemos ese trabajo hecho. Que sigamos cumpliendo las normas que nos dictan las autoridades sanitarias, y que por favor seamos muy solidarios con nuestros vecinos, que nos ayudemos unos a otros. Un mensaje siempre en positivo pensando en que en algún momento esto acabará y en el recuerdo ojalá podamos guardar la parte bonita de esto, que es la solidaridad, la amistad entre la gente.

«Diario de un confinado en Olavide». Incluye un anexo sobre el confinamiento que vivió en Ribadeo el autor, Ángel Alda, a principios de julio cuando A Mariña fue aislada por un brote.

Hora y fecha de presentación. Hoy, viernes 4, a las 20.30 horas en la Casa das Letras de Ribadeo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Llegué a Ribadeo el 4 de julio, y el 5 fue confinada A Mariña, no lo podía creer»