«Os veciños elixían os mellores pementos de Piñeira e fomos conservando a semente»

El productor ribadense José Manuel Fernández lleva varias décadas cultivando la variedad que acaba de ser registrada


RIBADEO / LA VOZ

El Centro de Investigacións Agrarias de Mabegondo llevaba desde 2005 desarrollando trabajos sobre el pimiento de Piñeira (Ribadeo), un producto con características propias que lo diferencian de otras variedades autóctonas. Recientemente el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó su inscripción definitiva en el Registro de Variedades Comerciales como variedad de conservación, por lo que a partir de ahora se podrán producir y comercializar sus semillas.

La historia del pimiento de Piñeira discurre paralela a la de varias generaciones de vecinos de esta parroquia ribadense y de sus alrededores que han protegido y transmitido los secretos de la siembra, el cultivo y la recogida de este producto. Es el fruto de un trabajo en comunidad. «Os veciños elixían os mellores pementos e fomos conservando a semente. Ían as persoas maiores de cada casa escoller os mellores pementos. Nós usamos a semente de sempre, a da casa...», recuerda José Manuel Fernández Fernández, uno de los mayores, pero también contados productores de esta variedad. En su casa y en su negocio (Horta Piñeira), José Manuel pasó el relevo hace cinco años a su nieta Paula María Acevedo, con quien comparte trabajo en la huerta, la venta en casa y acude durante todo el año a los mercados. Se desplazan a los de Ribadeo, Vegadeo y Gijón.

«Eu son dos produtores que máis anos levo plantando pemento de Piñeira. Xa o facían meus avolos (avós) e seus pais... Pero a pena é que cada vez queda menos quen os labre. Antes había casas de labranza máis grandes ca nosa que producían moito máis, e agora xa non planta nelas ninguén. Se isto se tivera conservado, hoxe sería mellor, habería máis quen plantara, máis xente preparada e formada para que puidera vivir disto, pero non...», lamenta José Manuel, de 69 años, que, con Paula, cultivan cada temporada aproximadamente unas dos mil plantas de este pimiento. Dedican a ello una superficie de entre 1.000 y 1.500 metros. A mayores de productor, él y su nieta son viveristas de huerta: «Empezamos a vender toda a planta hortícola sobre San José ata o fondo de maio», puntualiza.

En Horta Piñeira tienen ocho invernaderos, a los que hay que sumar el terreno cultivado en exterior. Además de este tipo de pimiento autóctono, también cultivan otros productos, entre ellos, la cebolla de Piñeira. «O pemento de Piñeira é un produto para comer frito, en conserva e tamén moi apreciado para asar, polo seu grosor», apunta Paula María Acevedo: «É un cultivo que non se dá en invernadoiro, ten que ser cultivado ao aire libre».

Los principales consumidores son clientes particulares que valoran su calidad

«Por San José semíllase, por San Antonio lábrase e a partir da patroa (8 de setembro en Ribadeo) e ata As San Lucas (feiras de Mondoñedo) o pemento de Piñeira está no seu momento óptimo para ser degustado, entre setembro e outubro. Se chove despois da patroa, o pemento perde sabores». El productor ribadense explica que los principales consumidores de esta variedad son los clientes particulares. «Hainos que o coñecen moi ben e que valoran moito a súa calidade. Cando vén o pimento de Piñeira, algúns xa me preguntan por el na rúa». Otro de los secretos de su cultivo es que los hay que plantar separados de otras variedades.

"Por San José semíllase, por San Antonio lábrase e a partir da patroa e ata As San Lucas o pemento de Piñeira está no seu momento óptimo para ser degustado"

Más de medio siglo cultivando esta especie de pimiento convierte a José Manuel en una voz clave para hablar del mismo: «Cada planta produce entre tres e catro pimentos que cumpren os estándares de calidade comercial. A produción pode variar, e tamén a planta pode dar máis froitos, pero eu falo dos que desde o punto de vista comercial son aceptados para a venda».

Conocido en la zona

A pesar de ser un producto cuya calidad es muy valorada, Fernández asegura que solo es conocido por la zona. «Os contados labradores que hai, moitos xubilados, son os que axudaron a manter o pemento de Piñeira», puntualiza el productor que aún recuerda las conversaciones con José Mouriño -impulsor de buena parte de las denominaciones de origen de Galicia-, y que añora los años en los que los vecinos se juntaban para hablar sobre las cosechas, el ganado... No oculta su temor a lo que pasará en un futuro con este producto mimado por los labradores de antaño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Os veciños elixían os mellores pementos de Piñeira e fomos conservando a semente»