«Cruzar un océano a vela é unha experiencia que merece a pena vivir»

Tras frustrarse el proyecto de dar la vuelta al mundo, quiere volver a intentarlo


ribadeo / la voz

El pasado mes de agosto, Javier Torviso (Ribadeo, 1961), zarpaba del muelle de Ribadeo patroneando un velero Nord Wind 50 con otras dos personas a bordo. El objetivo era cumplir un sueño, dar la vuelta al mundo. El rumbo les llevó a Cádiz, Canarias e Isla de Tórtola, en el Caribe, donde hicieron la primera escala. Pero el proyecto se torció. Uno de los tripulantes, el armador, se vio obligado a renunciar por motivos personales. El barco aún permaneció fondeado varios meses en Marina Hemingway (Cuba) y en Cabo Cañaveral, por si podían retomar la singladura. Pero no pudo ser. La misión de Javier Torviso era subirse al barco puntualmente, en las travesías oceánicas, desplazándose en avión desde España: «Para min é unha espiña que teño aí, e dende que fun buscar o barco a Cuba para traelo a Vigo, onde está agora atracado, non paro de darlle voltas a como facer para dar a volta ó mundo. Parece mentira, pero hai máis xente da que poder parecer que quere facelo, e xa contactaron comigo. Temos aí dous proxectos, e a ver se sae un deles».

La primera vez que Javier Torviso cruzó el Atlántico fue hace 23 años. Salió de Boca Chica (República Dominicana) patroneando un velero de 50 pies, con destino a España. Javier Torviso se había ganado una reputación como patrón de vela y ya gozaba de cierta popularidad en varios puertos e Galicia y el Cantábrico. Así fue firmando sus primeros contratos para llevar barcos. Desde entonces ha cruzado el océano siete veces y dirigido tripulaciones en viajes de recreo por el Mediterráneo, prácticamente todos a vela.

De aquella travesía oceánica hace 23 años a la última de este año, la forma de navegar ha cambiado radicalmente: «Antes navegabamos con cartas mariñas, con GPS pero sen plotter nin AIS. Era todo máis artesanal e tiñas que facer fronte ós imprevistos co que tiñas a man. Agora é certamente máis doado, porque o barco vai sempre comunicado por satélite e localizado por AIS. O risco é moito menor. Hai menos aventura, pero a experiencia de cruzar o océano merece a pena vivila e eu recoméndolla a quen poda facelo», señala.

Y añade: «A travesía do Atlántico son 17 días nos que convives con un grupo de xente e manter unha boa relación, o respecto, é o máis importante. Coa quen conectas estableces un vínculo que queda para sempre. De feito, eu as tres últimas travesías do Atlántico as fixen coa mesma tripulación. Gustou e repetimos. E intentamos ir máis aló, dar a volta ó mundo, pero non saíu».

En uno de estos viajes, Torviso conoció a Genuino Madruga, con quien mantiene una estrecha amistad. Madruga dio la vuelta al mundo dos veces en solitario por la ruta de Magallanes. Tiene un bar en Orta (Azores), con un mapa que recoge sus viajes. Torviso también, en el bar Zielo de Ribadeo.

«No Canal de la Mona estivemos achicando auga 28 horas ata que nos remolcou Javier Babé»

Fruto de sus viajes, Torviso protagonizó episodios y anécdotas que relata con entusiasmo, como si las estuviese reviviendo. Así, cuenta lo cerca que estuvo de la tragedia en el Canal de la Mona, entre República Dominicana y Puerto Rico. «Foi en 1996. Estivemos a punto de perder o barco ó sufrir unha vía de auga. Era de noite e ía durmindo no salón. Espertei para ir á garda e metín os pes na auga. Estabámonos fundindo e tiña que decidir se dábamos a volta ou seguíamos a Puerto Rico. Naquel tempo falábamos por radio BLU, contactando con Rafael del Castillo, en Canarias, e foi quen nos dixo que era mellor ir a Puerto Rico. Alí estaba alí Javier Babé, galego, o primeiro que foi á Antártida en vela, e nos podía dar remolque. Aló fomos, achicando auga 28 horas hasta que nos veu remolcar dende bocana del Viejo San Juan».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Cruzar un océano a vela é unha experiencia que merece a pena vivir»