Asturias cierra la ría de Ribadeo de forma cautelar para mariscar tras el vertido de purín

María Cuadrado Fernández
M. Cuadrado VIVEIRO

RIBADEO

Pepa Losada

El siniestro no afectó a la traída de agua de cuatro concellos, pero se instalaron barreras anticontaminación en dos kilómetros del Eo

27 ago 2019 . Actualizado a las 09:51 h.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y el Seprona de la Guardia Civil, en colaboración con el Principado de Asturias y la Xunta, continúan tomando muestras, adoptando medidas e investigando las causas que provocaron que purines de una granja de Guiar-Vegadeo, en el Occidente asturiano, acabaran este fin de semana en el río Eo. Además de que Ayuntamientos fronterizos gallegos, como Ribadeo o Trabada, pidieron a vecinos y visitantes, como medida de precaución, que no se bañaran en playas o áreas recreativas del río y de la ría, desde la Dirección General de Pesca Marítima del Principado decretaron el lunes por la tarde el cierre cautelar de la ría para la extracción de moluscos. «La medida se ha adoptado mientras se realiza la toma de muestras y su análisis por parte del laboratorio de Salud Pública», explican desde el Principado, indicando que en la desembocadura se encuentra la zona de producción de bivalvos de la ría. Confían en levantar el cierre cautelar «a la mayor brevedad, en cuanto se emita un informe favorable».

 Además, la confederación ordenó ayer la instalación de barreras anticontaminación en los dos kilómetros del Eo previos a su desembocadura, que son de competencia estatal.

A lo largo de la mañana de este lunes se han ido colocando carteles informativos que desaconsejan el baño en las playas de Galicia y Asturias afectadas por la contaminación del río Eo con entre 300.000 y 350.000 litros de purines vertidos a uno de sus afluentes, el Ouría, según datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, aunque inicialmente fuente de la Guardia Civil apuntaron a una cifra mayor, 580.000 litros. Proceden de una explotación ganadera situada en la parroquia de Guiar, en el municipio de Vegadeo, en el Occidente asturiano, donde distintas fuentes apuntan que este domingo se rompió un tanque donde los guardaban.