Ribadeo echa en falta dinamizar el polígono y un gran salón de congresos

Preocupa la alta dependencia económica del sector servicios y de la hostelería


RIBADEO / LA VOZ

Lo ideal en la política, sobre todo en la local, por ser la más próxima, es que los dirigentes sean permeables a las demandas y sensibilidades de los ciudadanos. Al hablar de Ribadeo, uno de los caballos de batalla del gobierno municipal del BNG ha sido la playa de As Catedrais, su ordenación y lograr aprovechar en mayor medida su carácter de imán turístico. El aluvión de visitantes se mantiene año tras año, con la perspectiva de llegar al millón el próximo año jacobeo (2020), pero el retorno en la economía ribadense es mínimo. Eso se pretende paliar desde el Concello con el plan de ordenación que deberá culminarse y ponerse en marcha en este mandato, que prevé la construcción de un gran aparcamiento en el que se articularía un sistema para que el coste por estacionar pudiese ser recuperado consumiendo en los establecimientos comerciales de Ribadeo.

Pero para los ribadenses, As Catedrais no figura ni mucho menos entre sus preocupaciones. Sus demandas van por otros derroteros.

El alcalde, con una visión obligatoriamente más estratégica, también pone como una de sus aspiraciones para este mandato construir (o cuando menos poner las bases o iniciar) un nuevo acceso desde la autovía, desarrollando la unidad de actuación que entroncaría con la calle Rosalía de Castro. También desarrollar el plan xeral (PXOM), iniciando la creación de una zona verde multiusos en la finca que ahora se usa de aparcamiento de camiones entre O Xardín y la Avenida de Galicia. No falta el objetivo (este sí de previsible realización) de que se restaure la Torre dos Moreno una vez se culmine la permuta de la parte municipal con la firma Paisajes de Asturias.

Pero por las opiniones recabadas, lo que más echan de menos los vecinos en Ribadeo son cuestiones que derivan en un mismo aspecto: la dinamización económica para crear empleo, coincidiendo también en la preocupación por la falta de estímulos para un comercio cada vez más amenazado por Internet y un sector hostelero y hotelero muy dependiente de la temporada estival. Desestacionalizar el turismo y asentar industrias en el polígono. ¿Cómo? Las respuestas van por bajar el precio del suelo industrial (algo que no compete al Concello, quien tendría que solicitar y conseguirlo de la sociedad estatal Sepes) y creando un espacio, un salón de congresos o un recinto multiusos, que podría funcionar todo el año como sede de eventos de todo tipo. Atributos para ello a Ribadeo no le faltan y la capacidad hotelera de Ribadeo, con más de 1.600 plazas, daría respuesta a todo ello.

La posición estratégica de Ribadeo en la frontera de Asturias y Galicia y su innegable tirón turístico le posicionaría como un claro candidato para congresos y eventos durante todo el año. Buena prueba de ello son las competiciones deportivas que se celebran cada año a partir de junio, reuniendo, como es el caso del campeonato de fútbol de veteranos, a más de 1.300 participantes.

Multiusos

El pero es que en Ribadeo, exceptuando los pabellones deportivos, con sus limitadas características, no hay ningún recinto cubierto para albergar actuaciones, congresos o conferencias con capacidad para más de 350 espectadores. El aforo del auditorio municipal y del Cine Teatro no alcanza esas cifras. Tampoco hay espacios adecuados para grandes ferias, a modo del recinto ferial multiusos de Vegadeo, con actividades todo el año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Ribadeo echa en falta dinamizar el polígono y un gran salón de congresos