«El diseño final del laberinto vegetal de Rinlo se me apareció en un sueño»

Juan Manuel Azcona confía en que su instalación, la segunda mayor de España de sus características, se convierta en un referente turístico más de la comarca


RIBADEO / LA VOZ

El laberinto vegetal que se está construyendo en Rinlo se convertirá probablemente en un aliciente turístico singular de A Mariña. El hecho de que vaya a ser el segundo más grande de España, ocupando una parcela de 4.000 metros cuadrados y con 1.800 metros lineales de recorrido, y su estratégica ubicación a medio camino entre As Catedrais y el pueblo de Rinlo, juega a su favor. Es una apuesta novedosa, que parte de Juan Manuel Azcona Meneses, donde ha volcado mucho de sí. De hecho, cuenta que el diseño final del laberinto, con una vieira central, se le ocurrió soñando mientras dormía la siesta: «Sí, se me ocurrió en un sueño. Eran días en los que no paraba de darle vueltas al proyecto. Estaba echando una siesta cuando surgió la idea de la vieira. Recuerdo que salí disparado de la cama y me dispuse a cambiar todo el diseño que teníamos. Cuando se lo dije al aparejador se llevó las manos a la cabeza. Rediseñar todo era un trabajo muy grande, pero nos pusimos a ello y al final salió así».

Probablemente la vieira vegetal será uno de los lugares más fotografiados desde el mirador central que ya se ha construido y en el que ayer continuaban trabajando. La apertura del laberinto vegetal no será antes del verano de 2020, pero la próxima Semana Santa, Juan Manuel Azcona ya quiere abrir la zona de juegos, donde habrá instalaciones elaborados por artesanos de la zona. De momento cuenta con un pequeño número de los que finalmente habrá, además de los circuitos que organicen los monitores, visitas, rutas, excursiones... «Con ellos planificaremos unos menús de actividades para poder ofrecer cada semana juegos diferentes. Así, si se repiten visitas al parque se podrá disfrutar de una oferta muy variada».

«Con respecto a las actividades culturales, me gustaría que el laberinto fuese un lugar de encuentro para diferentes disciplinas, apoyando especialmente a gente de la Mariña. Habrá espacio para el teatro, baile, humor, actuaciones musicales, etcétera, reservando un lugar en nuestros puestos de venta de artículos de recuerdo y productos de la zona para que la gente que actúe en el Laberinto pueda ofrecer sus deuvedé o cedé, con un beneficio íntegro para ellos. Yo, que me he dedicado a la música muchos años y sigo en ello, sé lo difícil que puede ser ese mundo y me gustaría poner mi granito de arena», concluyó Azcona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Tags
Comentarios

«El diseño final del laberinto vegetal de Rinlo se me apareció en un sueño»