Ribadeo y Trabada respiran aliviados tras la maniobra para abrir los asilos

Fernando Suárez: «O sentidiño, a razón e o dereito pudieron cos paus nas rodas»


RIBADEO / LA VOZ

El acuerdo económico para poner en marcha los asilos de Ribadeo y Trabada, sobre cómo se abaratarán las plazas con la ayuda de la Diputación, deberá seguir esperando. Pero será solo cuestión de días. Ayer, el pleno de la Diputación debía votar los convenios que ya habían sido aprobados días atrás en los respectivos concellos. Pero, tras el debate, el equipo de gobierno del PSOE comprendió que estaba en minoría (se ofrece más información en la sección de Galicia), así que antes de proceder a la votación decidió retirar el asunto anunciando que los convenios se aprobarán, de igual modo, a partir de la próxima semana en juntas de gobierno. La previsión es que el martes se ratifique el convenio con el Concello de Trabada y que previsiblemente el viernes se haga con el de Ribadeo.

En el debate, unos y otros justificaron sus posturas. Pero el PP no lo tenía nada fácil, por la contradicción que suponía lo que los ediles «populares» habían votado previamente en los concellos. En Ribadeo, toda la corporación votó al favor del convenio, incluidos los cuatro concejales del PP. En Trabada, los ediles del Partido Popular (también el diputado provincial José Manuel Yanes Ginzo) se habían abstenido.

La maniobra de ayer del gobierno de la Diputación debe haber supuesto un alivio para el alcalde ribadense, Fernando Suárez Barcia, que con otros miembros de la corporación se desplazó ayer a Lugo para asistir al pleno de la Diputación en un intento de presionar al PP. Suárez temía que el convenio no saliese adelante y en las horas previas al pleno divulgó un comunicado a través de su perfil de Facebook, y después en la web del Concello de Ribadeo y a través de una nota de prensa, en la que expresaba su preocupación por lo que se temía iba a ocurrir en el pleno de la Diputación.

«E ¿qué pode pasar? Pois que asistamos ao que a xente do común detesta. A política “de merda”, a política sen contar co pobo, a política noxenta de sempre. E ¿por qué? Pois ao igual que pasan en algunhas votacións no Parlamento Galego que os deputados dun grupo votan a favor dalgún asunto de competencia do Estado e logo cando ese asunto chega ao Parlamento do Estado, os deputados dese mesmo partido votan o contrario do que os seus compañeiros fixeron», señalaba Fernando Suárez.

Al final no hubo votación. Para disponer del convenio que dará aire a los concellos de Ribadeo y Trabada, que facilitará que entren en las residencias vecinos de estos concellos a precios asequibles, habrá que seguir esperando, pero parece que será solo cuestión de días. Después, en Ribadeo el Concello aún tendrá que obtener el visto bueno de la Xunta a su PIA. Quedarán aún muchas gestiones y trámites por delante, pero la probablemente más importante, el sostenimiento económico del asilo, estará aparentemente resuelto.

Ayer, tras el pleno de la Diputación, Fernando Suárez manifestó: «Unha vez máis, o sentidiño, a razón e o dereito puideron cos paus nas rodas deses malos representantes públicos que querían afundir este proxecto marabilloso, pensado non para os políticos senón para os nosos paisanos e paisanas, para eles. Hoxe poden seguir respirando. E tamén lles agradezo moito, aparte dos meus compañeiros de goberno que estiveron hoxe no pleno, a asistencia de Marta de Ciudadanos, Aurora do PSOE e representantes de asociacións de veciños da comisión polo asilo, coa ausencia clamorosa do PP de Ribadeo, por máis que lle implorei que viñeran. Pero quedaron retratados».

Respecto a la circunstancia de que un diputado del BNG no asistiese a la sesión de ayer, Fernando Suárez le restó importancia. «Coa suma do PP e de Martínez xa eran 13. Era imposible que saíse adiante, de modo que esa ausencia non é relevante».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Ribadeo y Trabada respiran aliviados tras la maniobra para abrir los asilos