La lluvia frustra la amenaza de un gran incendio forestal en Ribadeo

Ardieron unas veinte hectáreas, con las llamas avivadas por rachas de viento de más de 80 kilómetros por hora

;
Incendio forestal en Ribadeo

RIBADEO / LA VOZ

Cuando caía la noche, un incendio forestal que se había iniciado a primera hora de la tarde en la ladera de montes de Noceda, en la parroquia ribadense de A Devesa, avanzaba con varios fuegos activos. El ingente trabajo de los equipos de extinción se veía complicado por la fuerza del viento, que reavivaba las llamas y facilitaba su expansión. El fuego avanzaba hacia la autovía del Cantábrico, si bien no había riesgo de que amenazase a viviendas. Sobre las ocho de la tarde, la ansiada lluvia apareció y fue definitiva para controlar y, en principio, dar por extinguidas las llamas. «Foi algo marabilloso», manifestaba el alcalde ribadense, Fernando Suárez, que elogió el trabajo del personal que colaboró en la extinción.

Se estima que han podido arder unas 20 hectáreas, pese al amplio dispositivo desplegado desde diferentes administraciones. Así se movilizaron sietes brigadas y tres agentes forestales, operarios municipales del Concello de Ribadeo, policía local y voluntarios de Protección Civil, y también se llamó a los bomberos de Barreiros. Cinco motobombas y una pala trabajaron para controlar el fuego, pero todo era poco ante las rachas de viento que ayer en Ribadeo rondaron los cien kilómetros por hora.

Fernando Suárez, que estuvo colaborando toda la jornada en las tareas de extinción, apuntaba a la posible intencionalidad del origen del fuego y recordaba que ya hace años se registró otro incendio en esa misma zona que tardó días en extinguirse.

El de Ribadeo no fue el único incendio. Entre Lourenzá y Mondoñedo, en la zona de Oural, se registró otro conato. También en Muras, que alertó a los vecinos de Ourol.

Por otro lado, el fuerte viento provocó ayer algunas incidencias en A Mariña, como caídas de árboles (por ejemplo en el acceso al hospital de Burela y en la carretera Foz-Ferreira, provocando daños a un coche, y en Marzán-Foz), rotura de señales, volcado de contenedores... En algunas localidades, como Foz, también hubo microcortes en el suministro eléctrico.

En Penedo do Galo, en Viveiro, se registró la racha de viento más fuerte de Galicia, con 146 kilómetros por hora; mientras que en A Pontenova hubo otra de 116,9 kilómetros hora, en Burela una de 119,8, y en Ribadeo de 84 kilómetros por hora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La lluvia frustra la amenaza de un gran incendio forestal en Ribadeo