Una acusada de negarse a pagar un viaje a Ribadeo alega que el taxista subió el precio de 500 a 1.100 euros

El juicio a los dos acusados se celebra tras varias suspensiones


RIBADEO / LA VOZ

Tras varias suspensiones, por fin se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal Nº 2 de Lugo el juicio por estafa y falta de amenazas que le imputaban a una pareja que, según el escrito de Fiscalía, se negó a pagar a un taxista el viaje desde Ciudad Real a Ribadeo.

Los hechos que recoge el escrito de la fiscal, que retiró la falta al estar ahora despenalizada por un cambio de normativa, ocurrieron en febrero del 2013. Según explica, la pareja requirió los servicios de un taxista en Valdepeñas, para trasladarse primero a la localidad de Alcalá de Henares y luego continuar hasta Ribadeo, a donde llegaron, según la Fiscalía, en la madrugada del 19 de febrero. Pero al llegar, en vez de abonar el servicio, le dijeron al taxista que se marchara, sin haberle pagado. La versión oficial señala que cuando el profesional les llamó en varias ocasiones, para que le pagaran el viaje, los acusados no solo no le pagaron, sino que le amenazaron con matarlo a él y a su familia si continuaba reclamando la deuda, que cifre el interesado en 1.100 euros.

La versión que ofrecieron los acusados durante la vista fue diferente. Para empezar, la mujer asegura que hizo el viaje a Ribadeo sola y por sorpresa. El compañero, según esta versión, ya estaba en Ribadeo, en donde se le unió la mujer pese a que, según trascendió, existía una orden de alejamiento.

La segunda discrepancia está en el precio. La acusada asegura que el taxista en un primer momento le dijo que le cobraría 500 euros por el viaje, cantidad que habría ido subiendo, hasta pedirle 1.100 euros. En este extremo, el profesional afirma que le dijo que valía 1.000 euros, pero le subió a 1.100 por la parada que hicieron.

En resumen, que el caso quedó visto para sentencia. La Fiscalía pide año y medio de prisión a cada uno de ellos por un delito de estafa y el abono, de forma conjunta y solidaria, de los 1.100 euros que reclama el profesional. La defensa, por su parte, solicita la absolución.

Atentado

Por otra parte, para ayer estaba programado un juicio en este mismo juzgado, pero se suspendió debido a la ausencia de algunos testigos.

En este caso, estaba acusado de un delito de presunto atentado contra la autoridad un hombre que. según el escrito de la Fiscalía, se encaró en la Avenida Cervantes de Viveiro con dos agentes de la Policía Nacional llegando a gritar, forcejear, empujar y dar patadas y un manotazo a uno de ellos causándole un esguince de muñeca. El padre del acusado, que se metió en la discusión, estaba acusado de desobediencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una acusada de negarse a pagar un viaje a Ribadeo alega que el taxista subió el precio de 500 a 1.100 euros