Campeón de pulso en Portugal

El ourolense Francisco Rodríguez suma otro éxito en un deporte tan espectacular como minoritario


ourol / la voz

«Gañar un pulso non é só cuestión de forza. É unha mestura de rapidez, técnica e forza. Cando non se sabe máis, todo é forza, pero o éxito nos pulsos está en conseguir que rapidez, técnica e forza estean compensados». Lo dice Francisco Rodríguez, ourolense que junto con su hermano Iván y con Noel Pernas, creó en Ourol el primer club gallego, y de momento el único en Galicia, de una modalidad deportiva: la lucha de brazos, los popularmente conocidos como pulsos. Fue el Club de Lucha de Brazos de Ourol, del que Francisco fue uno de los primeros competidores. Se inició en noviembre de 2015, en la Copa de España en Reinosa, y desde entonces ha tenido una trayectoria meteórica, logrando títulos nacionales y participando en el Campeonato del Mundo 2016, en Bulgaria.

En el afán del club por expandir este deporte en mayo de 2018 lograban todo un hito: la organización en Ourol del Campeonato de España de la modalidad. Fue la primera vez que se hizo en Galicia. «É un orgullo que no club haxa xa máis dunha ducia de competidores e varios campións de España», dice.

Y eso que para competir tienen que superar no pocos obstáculos. En España, por ejemplo, salvo contadísimas ocasiones no hay premios económicos.

El último éxito de Francisco Rodríguez llegó el domingo en Peniche, Portugal, donde participó en un campeonato internacional con luchadores de varios países (Ucrania, Suiza, Moldavia, Rusia, Portugal y España). Había tres categorías: menos de 75 kilos, de 75 a 86 y más de 86. Francisco, que en la actualidad pesa 83 kilos, compitió en la segunda, quedando campeón con el brazo derecho y el izquierdo. En la final campeón de campeones, con los tres primeros clasificados de cada categoría, Francisco quedó subcampeón con el derecho y tercero con el izquierdo.

En Portugal se encontró con luchadores que rondaban los 160 kilos de peso. Y varios que superaban los cien. En la final cayó derrotado por un ucraniano, país con una dilatada tradición de pulsos, la que Francisco y el Club de Lucha de Brazos de Ourol están iniciando en Galicia.

Francisco Rodríguez acudió a Portugal con otro miembro del club de Ourol, Marcos Tato, que ganó varios pulsos pero no llegó a conseguir podio. Juntos, con otros compañeros, en un deporte con escasa tradición en España, trabajan duro para intentar mejorar: «Imos aprendendo, a base de erros, de perder pulsos, de ver vídeos... Teño un compañeiro, que lle chamo adestrador, Armando García, asturiano que foi campión de España en 75 quilos, que é quen máis me axuda», apunta Francisco Rodríguez.

«Trato de adestrar de luns a venres, hora e media. Fago exercicios específicos para man e pulso, e despois un global de corpo enteiro. E sempre que podo boto pulsos», explica. Porque el fondo físico es muy importante: «Neste campionato botei entre 15 e 20 pulsos. Chegas moi queimado ao final, e por iso a resistencia é clave, como a velocidade, gañar pulsos rápidos sen ter desgaste». ¿Y hay trucos? «Disose trata, como atacar a punta dos dedos e dominar dende a saída».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Campeón de pulso en Portugal