El tabaco empieza a alejarse de las playas de A Mariña «sen fume»

Diecisiete arenales de la comarca están inscritos en red gallega que impulsa el Sergas


viveiro / la voz

Aunque suene a utopía, el tabaco empieza a alejarse de las playas de A Mariña «sen fume». Diecisiete arenales de la comarca están inscritos actualmente en la Rede Galega de Praias sen Fume creada por el Servizo Galego de Saúde en el 2016, y sus efectos comienzan a hacerse notar, como confirman desde Barreiros, O Vicedo y Xove, tres de los seis municipios que participan. «É unha cuestión moi visual e de concienciación», explica la alcaldesa de Barreiros, Ana Ermida. Con 8 playas en la red (Coto, Arealonga, As Pasadas, Lóngara, Fontela-Valea, Acantilado-Remior, San Bartolo y Altar), es uno de los concellos de Galicia que más se ha implicado por ahora en un proyecto que recuerda que cada vez que se enciende un cigarrillo se pone en riesgo la salud propia y de la de los que están alrededor.

Por ahora, la medida es solamente «educativa, no prohibitiva», pero las señales informativas que se colocan en las playas, en las que aparece un cigarrillo encendido tachado en rojo, ya están calando. En lugares como O Vicedo, que tiene cuatro playas en la red (Xilloi, Abrela, Caolín y Vidreiro), incluso ha creado «algún tipo de pequeno conflito», comenta el auxiliar de información turística municipal, Hugo Carrillo. «Está pasando como pasou nos bares. Hai anos parecía incrible que se fose deixar de fumar neles, e a xente foise concienciando», comenta, y añade que la campaña está «encaixando ben».

La playa de A Rapadoira, en Foz, fue de las pioneras en sumarse al programa, igual que la de O Torno, en Cervo, un ayuntamiento que también ha incluido en la red la playa de Cubelas. Xove cuenta con la de Esteiro. «É unha iniciativa que serve para concienciar á xente de que na praia, a pesar de ser un entorno aberto, sempre hai nenos e xente á que lle molesta o fume», indica el alcalde, Demetrio Salgueiro, que percibe un descenso del número de personas que sacan la cajetilla en la arena para fumar un cigarrillo. Añade que la medida también tiene otro factor positivo, puesto que implica el cuidado del medio ambiente, y anima a la gente que sigue fumando a recoger las colillas. También está en esta red del Sergas la playa fluvial del Río Tronceda-Coto da Recadeira, en Mondoñedo.

 «É unha cuestión de saúde, de concienciar de que en espazos públicos non deben estar normalizadas condutas como a de fumar, sobre todo en sitios onde hai menores», Ana Ermida (alcaldesa de Barreiros; donde hay 8 playas inscritas en la Rede Galega de Praias sen Fume)
«Polo ‘feedback’ que teño da xente na Oficina de Turismo, a campaña encaixou ben e acabaremos tendo unhas praias máis limpas. Hai xente que o toma o sinal como unha prohibición», Hugo Carrillo (auxiliar de información turística del Concello de O Vicedo, que tiene 4 playas en la campaña)
«Estamos notando un descenso da xente que fuma na praia a pesar de que non é unha prohibición. Anotamos a de Esteiro porque é unha das que máis afluencia de xente ten, e ademais é bandeira azul», Demetrio Salgueiro (alcalde de Xove)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El tabaco empieza a alejarse de las playas de A Mariña «sen fume»