Los viejos lobos de mar aún continúan a la intemperie en el puerto de O Vicedo

Se reúnen a diario, todavía sin la marquesina para guarecerse que esperan desde más de un año


o vicedo / la voz

Sobrevivieron a los temporales del mar y de la vida, están curtidos como para tomarse las cosas como les llegan. Ahora jubilados, los viejos de mar que cada día se reúnen en el muelle de O Vicedo resisten a la intemperie porque el muelle es su punto de encuentro. Y ahí vuelven a diario, recordando la promesa política de hace más de un año, cuando oyeron que les instalarían una marquesina para guarecerse.

Por verse y conversar en ese escenario de sus vidas, en invierno se mojan con la lluvia y en verano se achicharran al sol. Sin perder la esperanza, se preguntan por qué los dirigentes públicos que dijeron sí a la marquesina tardan tanto en colocarla. Si son viejos marineros que solo quieren seguir charlando en el puerto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los viejos lobos de mar aún continúan a la intemperie en el puerto de O Vicedo