La Justicia da la razón al anciano discapacitado de Mondoñedo amenazado con ser desahuciado por la Sareb

José Francisco Alonso Quelle
JOSÉ ALONSO MONDOÑEDO / LA VOZ

MONDOÑEDO

PEPA LOSADA

En 24 horas la jueza resolvió desestimando íntegramente la demanda e imponiéndole las costas

05 sep 2021 . Actualizado a las 20:35 h.

José Manuel Ratoeira Balseiro, el anciano inválido de 84 años amenazado con ser desahuciado del piso en el que reside desde 2009, ya puede respirar más tranquilo. La magistrada titular del juzgado de instrucción número 1 de Mondoñedo apenas tardó unas horas en resolver la demanda de la Sareb y tras la vista celebrada el jueves, este viernes ya dictó la sentencia. Y lo hizo desestimando íntegramente todas las pretensiones del conocido popularmente como banco malo e imponiéndole además las costas. El fallo no es firme y se puede interponer recurso de apelación, lo que es improbable que ocurra ya que al término del juicio desde la Sareb se desdecían de sus aspiraciones, manifestando que reconocían a José María Ratoeira como propietario de la vivienda y que no ejecutarían el desahucio aunque ganasen su demanda.

La jueza da validez al argumento de José María Ratoeira, quien alegó que era el legítimo propietario del piso en virtud de un contrato de permuta de un solar con un constructor y que, de hecho, lo ocupa desde hace más de 13 años pagando al día todos los recibos. Pero lo que se debatía en el juicio no era la propiedad de la vivienda, si pertenece a Ratoeira o a la Sareb, una cuestión que debería dilucidarse en un juicio ordinario, sino el hecho posesorio, si ha habido una okupación, es decir, si Ratoeira estaba legitimado para vivir en el piso en el que reside desde 2009 o debía ser desahuciado porque la Sareb se hizo con el activo al quebrar el mismo constructor.

La jueza se remite a la jurisprudencia que indica que en un litigio de estas características es suficiente con que el demandado haga prueba semiplena o de apariencia de que reside legítimamente en el piso para que la demanda por desahucio sea desestimada. Y el documento de permuta del solar por el piso, en virtud del cual dio de alta los servicios de luz y agua y pagó los recibos de la comunidad, es suficiente para ello, con independencia de que la vivienda, como sostenía la Sareb, no estuviese registrada al nombre de José María Ratoeira.