Ainara Rodríguez: «O que me fai boa no deporte é que son cabezona, nunca me dou por vencida»

Iván Díaz Rolle
IVÁN D. ROLLE REDACCIÓN / LA VOZ

MONDOÑEDO

Con solo 17 años, la mindoniense sumó su segundo bronce gallego absoluto

15 mar 2021 . Actualizado a las 20:31 h.

Su habitación, convertida en un museo lleno de medallas, es prueba inequívoca de una brillante carrera deportiva. Los apenas 17 años con los que acaba de subirse por segunda vez al podio en un gallego absoluto y su mentalidad competitiva invitan a pensar que lo mejor está todavía por llegar para Ainara Rodríguez Ares (Mondoñedo, 2003). «Gústame gardar os trofeos de recordo, pero non lembro cantos hai. Tampouco a cantos campionatos de España fun; penso que son dous por ano desde 2017, agás un ano que fun a tres», desvela la flamante bronce autonómica en los 800 metros lisos.

En el certamen bajo techo que se celebró este domingo en Ourense, la mindoniense, que 15 días antes también fue tercera sub-20 en la misma distancia, se desquitó de su ausencia en el nacional de Antequera. «Por estas condicións só foron as 12 con mellor ránking», explica una deportista «moi contenta» con su rendimiento entre las mejores de Galicia. «Saín da casa pensando que podía ser quinta. Cando me vin cuarta e me acabei metendo terceira non o cría. Había moito que non me saía unha carreira tan boa», confiesa. Corrió en 2:20.47, casi cinco segundos menos que hace dos semanas y a apenas uno de otras dos jóvenes realidades: Irene Barreiro y la campeona María Carballido.

«Saín da casa pensando que podía ser quinta. Cando me vin cuarta e me acabei metendo terceira non o cría. Había moito que non me saía unha carreira tan boa»

Ainara da un valor «moi especial» a su última presea porque el podio absoluto que consiguió el pasado curso al aire libre fue en unas circunstancias más especiales por una pandemia que también ha alterado los ritmos de entrenamiento de una mediofondista que solo pisa el tartán de competición en competición. «Moito mérito deste resultado é do meu adestrador, Julio, que me aguanta e axuda. Ao ser de Navia, pasei todo o confinamento sen poder adestrar con el. Desde hai pouco si que podo cruzar a Asturias grazas a un permiso que me fixo o meu club», explica la joya de la Escuela Atlética Lucense que comenzó a destacar con apenas 8 años en el Maderas Barcia Lourenzá

Una mentalidad de hierro

Aunque Mondoñedo es el lugar y su familia el grupo de entrenamientos más habitual: «Adestramos todas as noites nas Malvinas, que é o único sitio chan de Mondoñedo». Su hermana Iria sigue sus pasos, y sus padres están también muy implicados en sus carreras deportivas, cuenta. Aunque la clave dice, es una mentalidad de hierro: «Creo que o que me fai boa no deporte é que son moi cabezona, nunca me dou por vencida. Despois de cada decepción me levanto e merece a pena por alegrías como este bronce».

Cursa segundo de Bachillerato en el IES Plurilingüe San Rosendo y ya piensa en su etapa universitaria en la que, quizá, dé otro buen impulso a su carrera: «Sempre quixen facer medicina, pero agora tamén me penso INEF porque me gustaría traballar moi ligada ao deporte. Encántame o mediofondo, os 800 e os 1.500, pero cando estea na universidade e poida traballar da maneira axeitada, igual me probo en distancias máis curtas».