«No Mirador arramplaron con todo, non deixaron nin os caños»

Un inmueble histórico de Mondoñedo al pie de la N-634, abandonado y desvalijado, su deterioro complica
el proyecto de restauración ahora como albergue

.

MONDOÑEDO / LA VOZ

Al pie de la carretera nacional 634, en el alto de Mondoñedo se encuentra el antiguo hotel Mirados. Su nombre no es casual. Las panorámicas que ofrecía, entorpecidas ahora por pinares, eran espectaculares. Fue uno de los establecimientos hoteleros emblemáticos de la provincia, tanto por sus dimensiones como por su diseño escalonado y sus servicios, entre los que destacaba la piscina y una amplia zona ajardinada. Propiedad de la Diputación, pasó por varias manos hasta que se sumió en el abandono. Fue desvalijado. «Non deixaron nin os canos; levaron bañeras, radiadores, as ventás de aluminio... todo. Atopámolo moitísimo peor do que se pensaba. Parte, os galpóns, vanse derribar porque non valen para nada. Quedará o edificio principal, que tratarase de consolidar, agora retellando, para que non se deteriore máis». La frase es de uno de los integrantes de la escuela taller de la Diputación que desde finales del año pasado trabaja en la primera fase de la restauración del Mirador.

El proyecto original era transformarlo en el albergue. Pero por el calibre de la obra a ejecutar, por las dimensiones del inmueble y el recinto, está en el aire. Así lo explicó la diputada provincial de Promoción Económica e Social, Sonsoles López Izquierdo: «En breve ten que saír a nova convocatoria dos obradoiros de emprego da Xunta e imos solicitar financiación para outro. Hai moito que facer e vai depender dos cartos que teñamos. Agora do que se trata é de conservar e consolidar o edificio principal, e cando chegue o momento verase o fin que se lle da».

«O edificio non debería estar tan mal como cando o collemos. Perdéronse moitos anos porque pediamos axuda á Xunta e non no la daba. Unha magoa. A ver se agora nos dan o novo obradoiro e podemos seguir avanzando», añadió.

«De momento imos consolidar o edificio principal»

«O obradoiro está facendo un traballo estupendo. É un edificio enorme, que ofrece moitas posibilidades formativas e os alumnos están aprendendo moito. Restauralo require de unha enorme inversión. Hai que valoralo todo, porque o finanzamento dos obradoiros é limitado e o proxecto orixinal do albergue sería unha opción, pero a largo prazo. Fixemos unha limpeza da zona verde e de materiais, quitando calefaccións, canos, tabiques que sobraban... E agora, o que faremos ata rematar este obradoiro será consolidar o edificio principal, retellando e restaurando o porche», manifestó Sonsoles López.

El taller de empleo para restaurar el Mirador lo promovió la Diputación de Lugo y está cofinanciado por la Xunta, que aporta 224.00 euros, mientras el ente provincial pone 50.000. Cuenta con 20 trabajadores: 16 alumnos, un director, un administrador y dos monitores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«No Mirador arramplaron con todo, non deixaron nin os caños»