Ibán Gayol: «Gustaríame despedirme no campo»

Iván Díaz Rolle
IVÁN D. ROLLE FOZ / LA VOZ

FOZ

Xaime Ramallal

A los 41 años, Ibán Gayol renuncia a competir este curso pero aún no da por cerrada una carrera futbolística que rozó la élite de la mano de Marcelino y al lado de Villa

06 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ibán Gayol Vizoso (Foz, 1979) siempre da que hablar cuando está sobre un campo de fútbol. Por su capacidad técnica con la pelota o por su carácter, cuando no por ambas, a muy pocos ha dejado indiferentes durante 41 años de una pasión heredada e incontrolable. ¿Suficientes de corto? Tras un año en blanco por la pandemia, no descolgará las botas para jugar con el Foz la liga exprés de Preferente que se iniciará a finales de mes y la sombra de la retirada definitiva parece cada vez más firme.

«Gustaríame despedirme no campo, de momento non son capaz de dicir que deixo o fútbol. Pero pensándoo, despois de tanto tempo parado, a realidade é que o máis probable é que non poida volver, porque nestas circunstancias eu non quero xogar. Non o vou facer ata que sexa totalmente seguro, e xa teño uns anos para volver poñerme a ton», confiesa un hombre que ha arrastrado algunos problemas físicos en las últimas temporadas.

«Boto moito de menos o fútbol porque levo desde os 4 ou 5 anos con esa rutina. Non é só o fútbol, é a xente da que te rodeas o que máis se bota de menos», explica Gayol, que construyó una interesante trayectoria en equipos de la comarca que va tocando su fin tras una época «gloriosa» con el Foz. «Cando volvín estábamos en Segunda Autonómica e conseguimos dous ascensos, pero o mellor foi como logramos enganchar á xente do pobo de novo co club», relata un hombre que antes de volver a lucir en el Martínez Otero fue jugador-entrenador del Cervo y compitió en Tercera con Xove Lago y Viveiro.

«Fomos o mellor filial que tivo o Sporting, quedámonos sen xogar o play off a Segunda porque nos deixaron con só sete xogadores nun partido contra o Atlético B», cuenta el focense, que compartía vestuario con el que se convertiría en el máximo goleador en la historia de la selección, David Villa

Muy pocas promesas de la zona fueron tan firmes como él. Formó parte del que califica como «o mellor Lugo xuvenil da historia» y luego Marcelino, el actual entrenador del Athletic, lo reclutó para el filial del Sporting de Gijón B, donde coincidió con David Villa. «El subía de xuvenís e ía saír cedido porque había outros dous para o seu posto, pero ao final quedouse e empezou a marcar moitísimos goles. Desenrolouse fisicamente e xa tiña un golpeo espectacular. A partir de aí con traballo...», recuerda sobre los inicios del máximo goleador de la selección española, ya retirado.

Su estancia en Mareo fue menos próspera: «Encasilláronme como xogador de banda e non destaquei. No segundo ano fun cedido ao Lealtad, en Terceira». Aún así, Gayol guarda un inmejorable recuerdo: «Fomos o mellor filial que tivo o Sporting, quedámonos sen xogar o play off a Segunda porque nos deixaron con só sete xogadores nun partido contra o Atlético B».

PEPA LOSADA

Defendió las camisetas de Foz, Lugo, Xove Lago, Sporting B, Lealtad, Viveiro y Cervo

Ibán Gayol, sin embargo, recuerda como la mejor etapa los dos años que pasó en el Lugo juvenil. «Estaba Álex Lombardero, que despois foi campión do mundo sub-20 con Xavi e Casillas, Pablo Álvarez, Paco Corredoira... Quedámonos a un partido de xogar a Copa de Campións, e iso que adestrabamos nuns campos... Cando cheguei a Mareo e vin como se traballa alí pareceume incrible que competísemos con canteiras como a do Sporting, Valladolid e Racing de Santander. O Adestrador era Alberto López e fixeron unha gran labor buscando xogadores na provincia e levándonos a varios da Mariña», cuenta.

En tantos años de fútbol, lo peor fueron las lesiones, asegura. Fueron unos cuantos los problemas físicos que le dieron la lata. «Onde peor o pasei foi en Viveiro, porque tiven unha lesión e cando xoguei non cumprín as expectativas», reconoce. «O mellor, sen dúbida, son as amizades», replica.

Implicado en la coordinación de las escuelas del Santiago de Foz, seguirá vinculado al fútbol aunque se retire finalmente. «Xa fun compañeiro de moitos rapaces que adestrei de moi nenos», asegura. La pasión por la pelota que mamó viendo a su padre, Jesús Gayol, entrenar «a grandísimos xogadores» ya no la va a perder. Quizá también la hereden sus hijos.